Bienvenido 18 de Junio del 2018
Visitas : 885444
Hoy: 135

Artículos

El Sol Un Espiritu Solar

Nuestra estrella es sin lugar a ninguna duda una bola de fuego con constantes explosiones de hidrógeno, pero también es un espíritu Solar.

Comprender algo es darse cuenta, iluminarse el intelecto y al Sol podemos verlo de dos maneras distintas y sin embargo las dos serán totalmente validas.

Una es verlo a la manera racional o la que vio Galileo, es decir el Sol esta en el centro del sistema solar y los planetas giran a su alrededor, forma de verlo totalmente legitima.

La otra es verlo desde la parte imaginativa del intelecto y que era la común en la antigüedad,  miro el Sol y este se mueve alrededor del planeta,  esta forma de ver es la que tienen los niños y a eso se refería el Maestro de Nazareth al decir que  “de los niños será el reino de los cielos”, aunque también se refería a los nacidos dos veces, ya que al mundo material venimos adentro de una madre que nos da nacimiento físico y al mundo espiritual se va adentro  de otra madre que  da nacimiento en el mundo espiritual.

Esta manera de ver las cosas, es decir imaginativamente es una función de la psiquis  que siempre se malinterpreto como fantasía, pero hemos visto que las fantasías de ayer son la realidades de hoy y según lo que sembremos en forma imaginativa hoy será la cosecha mañana, consciente o inconscientemente.

En la antigüedad al Sol se lo llamaba el ojo de RA  y mas adelante  fue simbolizado como un ojo dentro de un triangulo cuyo simbolismo podría interpretarse  de la siguiente manera: “Como el ojo de Dios que todo lo observa, que todo lo ve y que además  en cada mañana nos muestra las cosas en sus colores”.

Las antiguas civilizaciones, tanto de oriente como de occidente, tomaban al Sol con sumo respeto,  ellos sabían que el Sol era el dador de la vida y del alimento,  pero sobre todo los educados y el sacerdocio en particular sabían  que también  era el que despertaba su conciencia  por la mañana y trazaba una línea que es el horizonte y aun nos marca arriba celeste, el cielo y abajo la tierra  (a veces representada por el color blanco) y el Señor de la Luz  que nace de esa línea e inicia un  vuelo hacia arriba como un carro de fuego.

Nace en el este y se mueve hacia el oeste para volver a entrar en el horizonte llevándose la Luz con el.

Sistema mas que imaginativo, podríamos decir que es Realmente Maravilloso,  ya que es en si mismo el Mito de la esperanza en su mayor expresión y con toda la pompa  que un verdadero ceremonial  simbólico expresa siguiendo el mas exquisito protocolo.

Por lo tanto, todo aquel que cada mañana saluda al Padre nuestro que esta en los cielos y agradece todos los favores que de el recibe, sin  importar la raza, el lugar del planeta, la religión  que practique y la diferencias sociales, es bendecido por el Señor de la Luz.

Comprender esto es estar Iluminado,  solo resta entonces trabajar por la humanidad  dentro de nuestras posibilidades y  sin dejar de cumplir las responsabilidades  familiares que hayamos asumido.



  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger