Bienvenido 21 de Mayo del 2018
Visitas : 878360
Hoy: 144

Artículos

La Luz Iniciatica

¿Existe una Luz iniciática? y de ser así ¿a qué se refiere?

Estas son  preguntas que normalmente nos formulan y  lo bien que hacen,  porque lamentablemente cuando  uno va en busca de la Verdad   debe siempre verificar si el que dice las cosa es realmente alguien que sabe  por sí mismo o es uno de los tantos charlatanes existentes, tanto en oriente como en occidente,  que muy lamentablemente  no solo le roban el tiempo (un tesoro invaluable) y dinero,  sino también le roban la esperanza, esa fuerza que nos sostiene en las vicisitudes de la vida, y que también es lo único que se proyecta mas allá de la muerte  y que puede llegar a sostener nuestra conciencia personal  mas allá de la misma.

Por eso nadie puede  “autoiniciarse”  en la LUZ, esa es una idea absolutamente  absurda, esos libros que uno puede ver en librerías de todo el mundo, donde se promete mucho a cambio de poco o nada, es un engaño.
Todos necesitan de un iniciador de carne y hueso, que sepa su  “oficio” y que la escuela a donde ingrese sea realmente legítima  y heredera de la Ciencia Espiritual. El maestro de Nazareth, decía que “Por los frutos los conoceréis”,  hay que buscar aquellas instituciones que a los largo de los siglos hayan  proyectados hombres y mujeres útiles a la humanidad y que contenga  el antiguo sistema Iniciático.

En el evangelio cristiano habla Juan  de una LUZ  que resplandece en las tinieblas y que es la vida y conciencia de los hombres. Esa Luz  que ES el resplandor del  Espíritu,  cuando en el Hombre se manifiesta como palabra  lo convierte en ELOHIM.  Esa es la esencia de la Luz  Iniciática.

Así como el día y la luz del sol nos muestra al mundo en sus colores y lo saca de la homogeneidad que produce la oscuridad de la noche. Lo mismo ocurre con la Luz Iniciática,  una vez que  se ha logrado encontrar a ese “ Juan Pérez”  que nos acerque a la cámara de la Sabiduría, hay que  aferrarse con uñas y dientes  al objetivo, porque  apenas se comienza el camino de la Luz, se genera un viento muy fuerte que a su vez produce una fuerza centrifuga que algunas veces es de gran magnitud, que trata con violencia sacarnos del camino, esta “fuerza”  es el ambiente: problemas de  trabajo, o de  familia, o mudanza a otra ciudad,  o país, cambios de estudios, etc. etc.

El ambiente (el mundo) solo va a permitir unos pocos liberados en cada generación,  por eso es tan difícil encontrar hombres totalmente libres pero si unos cuantos que quieran serlo e intentar la más grande aventura que el hombre pueda experimentar, la conquista de uno mismo.

Que es lo  primero que hay que hacer entonces, es lo dicho anteriormente, mantener firme el objetivo personal que nos llevo en primera instancia a buscar la Luz y recorrer el camino, ese “Viaje a Oriente”  del que hablaba Herman Hesse y definitivamente que nos llevara  de las “tinieblas  a la Luz”.

Camino sinuoso y con obstáculos, donde a veces el enemigo trata de desviarnos para  “que el lobo se coma a caperucita” por eso hay que ser astuto y recorrer el camino que nos recomendó nuestra “madre” que es el más seguro, si queremos llegar a conocer nuestro origen que es la “abuelita”,  camino  que vale la pena recorrer ya que el triunfo tiene un premio que es de ORO puro, pero no metálico.



  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger