Bienvenido 18 de Junio del 2018
Visitas : 885456
Hoy: 147

Artículos

Aleluya Estamos Vivos

Empleamos el término de Aleluya como expresión de alegría y como reconocimiento (en traducción libre) al principio que es en sí mismo, es decir al principio de vida, al Principio de Conciencia.- Pero nos podemos preguntar ¿estamos vivos realmente? ¿existimos? ¿o sobrevivimos simplemente?.-

El ser humano se ha enseñoreado sobre su “mundo”, un pequeño planeta en la inmensidad del Universo. Un planeta que  lo podemos considerar como un vehículo espacial en el que todos, sin excepción  estamos viajando.-

Ensoberbecido por el desarrollo de la Razón, de la Ciencia y la Tecnología con todos los vertiginosos avances que el último siglo han traído al desarrollo de la civilización en el aspecto material.-

 

Pero el Hombre en sí está enfrentado en forma consciente o inconsciente con paradojas, confusiones y conflictos, sujeto a paradigmas y preconceptos, con prejuicios.-

 

Deseamos la Paz y nos preparamos para la guerra, continuando con la absurda carrera armamentista...Anhelamos un mundo más igualitario y fraterno, más equitativo, con justicia, y no se pierde la oportunidad  de ejercer presiones y dominio (de una u otra forma) unos sobre otros ya sea individualmente, como nación y aún como raza o religión queriendo imponer ideologías.-

 

Vivimos en un mundo demencial en el cual constantemente evitamos y postergamos para con seriedad enfocar y resolver los problemas políticos, económicos y sociales que nosotros mismos hemos creado: la pobreza y la miseria, el hambre, la falta de atención de la salud, la falta de vivienda digna para todos, la inseguridad, la violencia, la drogadicción, el terrorismo fanático,…

Pero lo más importante: la pérdida de los valores morales y éticos, los valores humanitarios y la degradación del concepto de la vida.-

 

Si a nivel individual podemos encontrar un camino  alternativo en un enfoque más trascendente de la Vida, libre de violencia interior y de la falta de libertad se nos ocurre preguntarnos: ¿quizás seremos capaces  de realizar una acción positiva en relación con los problemas colectivos de esta época de pragmatismo materialista? Y ¿Quizás podremos contribuir en una forma más eficiente en el proceso evolutivo de la raza humana y su civilización, contribuyendo a un grado de espiritualización?...

 

La espiritualidad es una inclusiva total y absoluta sobre todos los aspectos de la vida, es una integración que abarca todos los aspectos.-

 

No podemos ignorar que estamos inmersos en una etapa de un materialismo pragmático que nos incita al consumismo constante, en donde el sentido de progreso y prosperidad radica en la obtención de dinero, de bienes materiales, títulos, “status, etc...en el tener.-

El tiempo de los relojes, útil para compartir la vida y las acciones (con independencia de la realidad de los ciclos) no tiene sentido más que en la  mente y los pensamientos del ser humano, cargando con un pasado y preocupados por un mañana que  angustia y nos asusta y que nos impide vivir un presente.-

 

Por supuesto que no podemos evitar las necesidades básicas biológicas y sociales. La necesidad de alimentación, de vestimenta, de albergue, del cuidado de la salud. Y socialmente consolidar una familia, tener un trabajo, la educación de los hijos, la interrelación con sus prójimos. Y para ello debemos usar nuestra capacidad mental del cerebro, pero si lo hacemos sin un apego, sin ambición comparativa y competitiva con los demás podemos hallar belleza en ello y transformarlo  en vez de una carga impuesta sino como algo fácil y sencillo con alegría. Muchas veces nos preocupamos por elaborar una imagen de nosotros mismos y esperamos que nuestra familia, nuestros amigos y la sociedad en general respeten esa imagen que creamos con esfuerzo.-

 

El hombre común actúa en la vida como si el ilusorio mundo de las apariencias fuese la única y absoluta realidad.-

 

Nuestra concepción producto de “nuestros” pensamientos, de la experiencia psicológica, generó nuestro sentimiento de separatividad, produciendo las ideas de nacionalidad, raza, religión, etc. La fragmentación de la realidad que se manifiesta con la creencia que es posible dividir la vida en el aspecto material del aspecto espiritual. Si observamos la naturaleza de nuestra mente comprendemos la realidad relativa del “yo”, el “ego”, “el  mí y el tú”. La dualidad es una creación de la mente. Si nos  miramos en un espejo no hay dos entes separados, diferentes. Nos vemos reflejados en el espejo. Entonces somos el que mira y el mirado, el observador y el observado, hay unidad.-

 

En lo que llamamos presente vibra y existe la vida, pero la eternidad, el infinito, la integración y la unidad están aquí y ahora, espera su realización.-

La vida corriente, la vida  diaria, lo que hacemos cotidianamente (la mayoría de las veces mecánicamente y sujeta a hábitos rutinarios) no es la única forma u oportunidad de descubrir y aprehender el significado de la Vida.-

 

No nos damos cuenta, no tomamos conciencia, que es una ilusión pensar y creer que el Universo tiene existencia aquí para nuestro goce y bienestar concentrados en los intereses de nosotros mismos. Jamás el ser humano puede estar en paz consigo mismo, amar a sus semejantes, desarrollando una genuina fraternidad a menos que comprenda la indivisible totalidad de la vida.-

El aquietamiento de la mente, la ausencia del esfuerzo de desarrollar pensamientos asociativos en forma automática podría señalar un camino.-

Para ello en principio debemos reconocer nuestros condicionamientos anímicos y mentales, desear liberarnos transformándonos en dueños de nosotros. No es tarea fácil.-

 

Un pequeño relato nos ilustra; Había un loro encerrado en una bellísima jaula y cuyo dueño le había enseñado a decir libertad, libertad, libertad palabras que el loro repetía varias veces al día, aferrado a los barrotes. Un día alguien que pasaba casualmente frente a la jaula abrió la puerta para permitir que el pobre loro saliera. Sin embargo, pese a ello el loro continuó sus chillidos de libertad  libertad, libertad, aferrado a los barrotes sin intentar salir. Quizá el loro instintivamente “sintió y pensó”: aquí estoy bien, tranquilo, estoy seguro, tengo comida y agua, estoy protegido de variantes climáticas. Si salgo a lo desconocido ¿qué encontraré?¿Qué riego correré?.-

Muchos de los seres humanos están en esta situación y pese a desear un cambio continúa aferrado a los barrotes de su prisión y aún los lustran.-

 

Una fuente de inspiración  a través de alegorías gráficas la podemos encontrar en las cartas del Tarot.

El sexto arcano del Tarot es conocido con el nombre “El Enamorado”. Está representado por un joven con los brazos cruzados sobre su pecho, colocado en el centro entre dos mujeres. Una vestida honestamente, representando en sendero espiritual, la otra adornada con joyas y vestida para atraer simbolizando el camino inferior, el únicamente materialista. Un ser invisible desde lo alto, apunta con  su arco pronto a dispara una flecha para quienes se animen a transitar por este último. Cada una de las mujeres trata de llevar consigo al joven que se halla perplejo e indeciso ante la elección que debe tomar.-

 

Los dos caminos que tratan de atraer los pasos del “Enamorado” y la elección que debe hacer son los que permanentemente se nos planeta a todos los seres humanos. En efecto debemos elegir una y otra vez entre el goce y el placer material (y la flecha de necesidad, de la enfermedad, la angustia, el miedo a la muerte, etc. herirán a quien lo elija )y seguir una camino espiritual.-

La décimo quinta lámina del Tarot se denomina “El Diablo”, su descripción es la siguiente: sobre una luna está sentado un ser con cabeza de cabra. Ostenta sobre su vientre desnudo el caduceo de mercurio. Con sus brazos hace el signo de la disolución y la coagulación (mano derecha hacia lo alto y la mano izquierda hacia la tierra) pudiéndose interpretar que la energía universal renovadora se convierte aquí en una fuerza destructora y limitadora. Debajo de él un hombre y una mujer desnudos. Un lazo los une que va desde el  vientre de ella al cuello de él. Sintéticamente este arcano ilustra la fuerza del deseo, presente siempre, siempre creciente, siempre insatisfecho, que aprisiona a quienes ceden permanentemente a él haciéndolo esclavo. Mercurio es el planeta de la Razón, en el simbolismo astrológico el sexto signo zodiacal es el de la Virgen al igual que el signo de Géminis. Están estos signos regidos por Mercurio, signos que “gobiernan“ al “vientre” y el “intelecto”.-

 

Entonces el ser humano se encuentra enfrentado a tomar la decisión de eligir entre lo material y lo espiritual, o buscar un camino que logre un relativo equilibrio.-








  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger