Bienvenido 20 de Junio del 2018
Visitas : 886602
Hoy: 160

Artículos

Estamos En Una Encrucijada

En el transcurso de estos años durante los cuales estuvimos publicando artículos en la página hemos enfocado nuestra tarea


¿Estamos en una encrucijada?

 

En el transcurso de estos años durante los cuales estuvimos publicando artículos en la página hemos enfocado nuestra tarea (en cumplimiento de lo que expusimos en los objetivos)  desarrollando una temática en torno a tres ejes. Uno de ellos  señalando el fundamento “doctrinario” en el cual basamos tanto la teoría como la técnica para un desarrollo espiritual, iniciando un camino que nos conduzca a comprender la realidad de una unidad existencial vivenciando la causal de un Principio de Conciencia generador de todo como fueron los artículos sobre: “La Doctrina del Verbo”, “Simbolismo operativo”, “Esoterismo iniciático”, “Las Órdenes esotéricas”, “La iniciación menor”, “La Fraternidad de la Luz” “Simbolismo” “Los cuatro objetivos de la vida,” “Los auxiliares”, etc.-

Segundo hemos tratado de exponer que todo desarrollo espiritual que se inicia por el conocimiento de sí mismo y las fuerzas anímicas que motivan nuestro accionar deben ir acompañado (y en esto está quizás nuestra característica diferencial de otras corrientes u orientaciones) de un servicio hacia la Humanidad, tratando que la mayor cantidad de personas “despierten” a una comprensión diferente, encontrando un sentido a su existencia como han sido los artículos “El Ser Humano y las Escuelas Esotéricas”, “La civilización actual”, “El poder del pensamiento”, “¿El ser humano un experimento?”. “Cuando algo te falta”, “Algo estamos haciendo mal”, etc...-

Y Tercero incluir temas afines que nos amplíe un poco nuestro radio de conocimiento intelectual como fueron los artículos sobre “Alquimia,” “Los Templarios”, “La Arquería”; Tarot”; “Cábala”, “Masonería”, “Sufismo”, “Mito Solar”, etc.-

En consideración de todo esto los que integramos modesta y humildemente “Lumen de lumine” estamos comprometidos en el desarrollo de las Virtudes Sociales y Éticas que cada época exige e impulsando el impulso civilizador.-

Es indudable que las últimas 5 o 6 décadas han generado un  enorme avance técnico-científico que pareciera que está en continuo incremento, lo que evidentemente a conquistado un tremendo poder, incluyendo la investigación de la estructura del átomo por un lado y las investigaciones biológicas y genéticas del ser humano acompañado por el deseo de “conocer” el espacio extraterrestre. Ello ha hecho perder a la mayoría de la masa de seres humanos una auténtica postura reverencial ante la Naturaleza, el Cosmos y el significado de la Vida.-

Todos no asombramos y nos maravillamos en su momento con el lanzamiento por parte de la antigua Unión Soviética del “Stupnik”. Hoy es noticia corriente y no llamativa el lanzamiento de satélites de todo tipo, de cohetes espaciales hacia la Luna (y la primera caminata de un Hombre sobre ella ha pasado a ser historia) Marte, Júpiter, etc., inclusive los trasbordadores y las plataformas extraterrestres.-

Rescatamos sintética una pequeña anécdota: Un padre, aficionado a la Astronomía estaba explicando a su hijo de 10 años las constelaciones, las galaxias, las estrellas, etc. y el niño conocedor de la “¿conquista”? del espacio de nuestra época) le pregunta” ¿y que pusimos nosotros allí?”.-

No hace falta ser sumamente perspicaz para observar que ante la constante proliferación de nuevos problemas e interrogantes suscitados que acompañan al “progreso” de la ciencia y la tecnología se hace cada vez más imperioso y agudizante la necesidad obligatoria  de renovación ( y quizás no de innovación) de parámetros morales que impliquen aplicaciones éticas sobre el acontecer  social de la especie humana en general y sobre la trascendencia de la vida, lo que debe producir una cambio del nivel de conciencia individual y colectiva.-

No podemos negar ni desconocer que hemos presenciado y “vivido” el desarrollo acelerado de la razón durante los últimos 2 o 3 siglos de la existencia del ser humano en el planeta, hecho que desembocó en evaluación de todo en base a una “concepción científica” que en la actualidad se ha hecho abarcativa tanto a la Vida, como a la Naturaleza y el Universo.-

 Dentro del marco de esta concepción es “razonablemente” lógico considerar a la naturaleza como un proceso, producto de factores que se manifiestan resultante de fuerzas  y aún leyes que son inherentes a la materia misma.-

El “Mundo de la Ciencia” no contempla “lo bueno” y “lo malo”, porque en ella estas concepciones son completamente ajenas a ella. Términos como “Bueno y malo”, “Perfecto e imperfecto”, “Noble o vil”, “Correcto o incorrecto”, “Moral e inmoral”, son términos indudablemente exclusivamente humanos y no pueden atribuírseles a la Naturaleza-.-

Podemos afirmar (creemos sin equivocarnos) que el mayor desafío ético con que se encuentra la actual etapa de la civilización se halla condicionado al desarrollo de la razón y que ha otorgado una base “científica” a los adelantos tecnológicos en todos sus aspectos, lo que le ha concedido un tremendo poder como mencionáramos anteriormente. El mundo se ha convertido en objeto del conocimiento a través de la “mente cognoscitiva” y transforma al hombre actual (moderno) en un ”objeto” y “sujeto” de su voluntad para ejercer ese poder sobre las cosas que se manifiesta como a lo carente de límites.-

Hoy reiteramos, en esa etapa evolutiva de la civilización de la especie humana, nos domina una soberbia y una arrogancia con que la razón como única y ultérrima herramienta de la mente envalentonada por la “ciencia objetiva” desprecia del pasado los conocimientos que los antiguos poseían referente al Espíritu y a la Sabiduría, asumiendo en forma confiada la jurisdicción sobre las consecuencias últimas del futuro del Ser humano y aún del Planeta, careciendo de todo vestigio de humildad.-

Dominados por un pragmatismo materialista, por un “dogma positivista” que señala afirmativamente, convencido, que sólo existe como real lo que puede ser verificado por la ciencia y ello se contrapone con la posibilidad del desarrollo espiritual, de la ampliación de nuestro radio de Conciencia, de la posibilidad de conceptuar y aceptar que ciertas cosas son sólo visibles para otro tipo de visión.-

Los “dogmas” surgen del pensamiento no de la Sabiduría.-

Albert Einstein afirmó:”Un ser humano es parte del todo que llamamos universo, una parte limitada en el tiempo y el espacio. Está convencido que él mismo, sus pensamientos y sus sentimientos son algo independiente de los demás, una especie de ilusión óptica de conciencia. Esa ilusión es una cárcel para nosotros, lo limita a nuestros deseos personales y a sentir afecto solamente por los pocos que tenemos cerca. Nuestra tarea tiene que ser liberarnos de esa cárcel, ampliando nuestro círculo de compasión, para abarcar a todos los seres vivos y toda la naturaleza”.-

La historia del hombre de los últimos  dos siglos estuvo signada por la Primera guerra mundial y después por la segunda con la consecuencia de 60 millones de seres humano muertos (incluyendo el aberrante holocausto o shoa =aniquilamiento) y los constante conflictos bélicos regionales que sigue acosando a la humanidad poniendo en evidencia que la Filosofía (producto también del desarrollo de  la Razón) como “Ciencia” del Amor por la Sabiduría no ofreció ni manifestó una sola argumentación valedera que permitiera establecer normas de conducta. No existió verdaderamente una filosofía que respondiera además de las peguntas existenciales básicas él: ¿cómo vivir? Pareciera que la filosofía redujo la ética al conocimiento. ¿Qué fue lo que nos apartó de una búsqueda del significado de la vida?-

El “dogmatismo de la razón” imperante, insistimos, con las hipótesis y teorías de la “ciencia” hace que hasta sea lógico y natural considerar a la naturaleza y la vida como un producto de factores que reprenda un proceso que se manifiesta como acción de fuerzas y leyes que son inherentes a la materia.- Sin entrar de ninguna manera en consideraciones valorativas  de conceptos religiosos, este enfoque se aleja de la idea de una creación resultante de una Voluntad y un Plan que la trascienda.-

 Leemos en el Antiguo Testamento, en Génesis, Bereshit (comienzo) y Dios  dijo: “Hágase….” Y se hizo, y Dios vio que todo lo que había creado que “era bueno”. En el Nuevo Testamento en el Evangelio San Juan: “En el Principio era el Verbo”; “El Verbo estaba con Dios” y “El verbo era Dios”  en la Tradición Oriental la Creación se realiza a través del “devanagari” (el alfabeto). Es decir que hay una coincidencia de un Principio que se manifiesta a través del logo, el Verbo,  Vak (en sánscrito).-

La ausencia de valores en la naturaleza implicaría la carencia en ella de fines y/u objetivos. Si el mundo se hace a sí mismo ciegamente y no de acuerdo a una intención, nos queda únicamente al Ser humano como depositario de su significado (¿y de su búsqueda?) y entonces retomamos a preguntarnos: ¿Qué es el Hombre?-

Desde  la “Ciencia”, la moderna consideración del hombre, según la teoría Darwiniana, el hombre es un producto  no “propósito” de fuerzas indiferentes que actuando en forma prologada con interacciones con las circunstancias produjo lo que se llamó “evolución”. Sería el producto  de una mecánica evolutiva cuya prioridad básica es la supervivencia.-

Los individuos, el hombre son rehuidos a ser potadores de fuerzas que no comprenden y por lo cual inconscientemente son manipulados. La tragedia si podemos llamarla así) del ser humano es que está limitado y no tiene conciencia en general de ello creyendo que goza de libertad.-

Una imagen del hombre SIN imagen. Si tomamos la cita bíblica: “Dios hizo al hombre  a su imagen y semejanza” y como también “Sed Santos porque Santo yo soy Santo” No debeos tomar literalmente las citas y el lenguaje de las escrituras (cualquiera que ellas sean) sino también en su sentido simbólico (y esotérico). Ser “Santo” representaría tener éxito en la vida en un real proceso evolutivo de la conciencia individual identificándose con el Principio de Creador.-

Lamentablemente, sin que sea una crítica  a su utilidad en el momento oportuno y necesario, la psicología moderna con el psicoanálisis pareciera que ha despojado al ser humano de una “dignidad metafísica” y de una finalidad. Pareciera que su “esencia” (su yo) está solamente (y simplemente) en la búsqueda de gratificación de los impulsos más elementales y bajos instintos negando tácitamente algún tipo de trascendencia.-

Si bien entendemos y consideramos útil como lo plantean los libros de autoayuda la necesidad de tener un grado de autoestima en tanto y en cuanto  ello  se comprenda  que en nuestro interior reside ese Principio de Conciencia que dio origen a Todo y no se transforme en una actitud de egoísmo personalizado.-

Ari Pauluch hace un pequeño juego de palabras: si-ego es igual a ci-ego, te deja ciego de una ceguera que no te deja ver más allá de uno mismo.-

El “ego” es el “container” del orgullo, de la ira, el odio, el rencor, el deseo, la obsesión de ganar, de tener siempre  la razón, etc. No conduce a un equilibrio y a una armonía. Es un lastre que impide elevarse, real-izarse.-

La oscuridad, la ignorancia de la esencia del ser humano es el ego al máximo potencial, la “iluminación” es tu conciencia (la Conciencia) al máximo potencial.-

El psicoanálisis y la psicología con toda la variabilidad de enfoques de su terapia tradicional se ocupa fundamentalmente de la reparación del “ego” del “Yo”. El “Yo” es una función ejecutiva, la parte que nos permite integrarnos y manejarnos en la sociedad en la cotidianidad.-

La mente en sí es algo lógico y racional, que toma decisiones, se sirve del mecanismo del pensamiento y de la memoria. En general las técnicas utilizadas están calmando, reparando o incluso hipertrofiando el “ego”. Cuando funciona adecuadamente conecta al paciente a un nivel verdaderamente afectivo, compasivo y en realidad cura una relación.-

Pero debemos ir más allá de nuestro “yo”. Buscar un crecimiento espiritual, la Sabiduría y la paz interior, logrando una despersonalización y una integración existencial que debería ser el objetivo válido, y ello representa despertar y tomar conciencia en nivel diferente.

Podemos a esta altura  de nuestro entendimiento afirmar, sin temor a equivocarnos, que la ciencia y la tecnología  por sí mismas son incapaces de resolver nuestros problemas y los que aquejan a la humanidad actual en todos los niveles. Sabemos que pueden ser utilizadas con fines buenos y positivos, pero que también como sucede con fines malos y negativos. Sólo la iluminación, la sabiduría, la armonía  el equilibrio nos puede conducir a la verdad.- Hay un nivel de existencia, no nos engañemos, donde ya no se puede (ni debe) pensar en términos de necesidades y satisfacciones centradas en uno mismos. Y tenemos que plantearnos ¿Cómo nos relacionamos? Con una fuente de significado último. A una referencia que trascienda al existencia personal.-

Sí, estamos totalmente de acuerdo, el ser humano tiene necesidades biológicas y sociales, tiene necesidad de seguridad y de afecto, pero necesita también inspiración,. Exaltación y un sentido de trascendencia de su existencia.-

Pero nadie que esté totalmente satisfecho en su diario vivir está pronto para iniciarse en un camino diferente, un sendero de vida espiritual. En la búsqueda no hay azar, suerte, casualidad. Hay coincidencia que consiste en una alineación de fuerzas que se unen en armonía y nos señala el camino.-

La espiritualidad real es inclusiva, no es dogmática, sino totalmente abarcativa y no descarta, sino más bien tiene aplicación práctica en el desenvolvimiento del vida diaria. En la vida espiritual el equilibrio es Ley.-

El sendero espiritual  representa recorrer un camino para un cambio absoluto y total de nuestra personalidad, su superación. Es también gozar de la vida sin apegarse a lo exclusivamente material. Es un continuo crecer, evoluciona, elevarse, realizarse en la identificación de la esencia del ser y de todos los seres y como ya mencionáramos la identificación existencia con el principió de Conciencia de donde surge Toda la Creación.-

En el campo científico la física cuántica avaló con sus teorías e investigaciones que con mayor pureza y belleza (sabiduría y armonía) de nuestros pensamientos liberamos energía (por el poder de la Palabra, el Verbo, el Logos) con las cuales se pude modificar y cambiar la realidad.-

Podemos mencionar la experiencia de que demostró como cierta palabras pueden modificar totalmente la estructura molecular de un cristal de agua (recordemos que el 70% de nuestro organismo es agua). Hecho ya sumamente conocido por las escuelas iniciáticas hace centenares de años atrás.- Y nos basamos en las Virtudes reales de la Esperanza y la fe puesto que constituyen la posibilidad concreta como virtudes-fuerzas (energía libre) que son capaces, encausadas adecuadamente, transformar y modificar la realidad objetiva.  La Esperanza y la Fe son energías vitales.-

El progreso no siempre es lineal, pueden acontecer altibajos. No siempre “estamos despiertos” y podemos caer transitoriamente  en la rutina del trascurrir de la vida común.

Por ello la experiencia es individual, el camino compartido.. Lo importante es recordar la orientación.-

Se empieza a comprender cuando se experimenta la esencia y la creencia se trasforma en saber.-

La iniciación es un proceso, exige entrega y disciplina, tiempo y propio esfuerzo.-

Para el cambio, individual y del mundo, no hay un calendario determinado, no existe una fecha predeterminada. Solamente hay que decidirse a empezar. Hoy es el mejor día.-




  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger