Bienvenido 26 de Abril del 2018
Visitas : 869030
Hoy: 95

Artículos

El Papa Francisco Y Los Mitos

Quizás la motivación que nos indujo a volver a reiterar el tema de la Mitología, de los MITOS, haya sido generada por el acontecimiento contemporáneo reciente de la designación


EL  PAPA FRANCISCO  Y “LOS MITOS

 

Quizás la motivación que nos indujo a volver a reiterar el tema de la Mitología, de los “MITOS”, haya sido generada por el acontecimiento contemporáneo reciente de la designación como el máximo dirigente de la Iglesia Católica al Papa Francisco, que ha generado en forma rápida e ¿increíble?, lo que algunos denominaron la “Franciscomanía”. No sólo en una gran parte de su feligresía (de unos mil millones) sino también fuera de ella.

Es indudable el efecto que produjo, desde varios aspectos. La manera como comenzó su mandato para lograr, inicialmente, una transformación en la forma de accionar de la Iglesia Católica a través de sus sacerdotes, con humildad y conducta, trasmitida en actos en el transcurso de su vida sacerdotal pasada en la Republica Argentina y a través de sus palabras en sus discursos, marcando un modelo de Ser distinto.

Ante los ojos de un mundo materialista pareciera que estaríamos viviendo una época “des-mitologízada”, que los “MITOS” ya no tienen ninguna influencia para y en nosotros.

Sin embargo…, en realidad lo que el Arzobispo Jorge Bergoglio al asumir  el 13 de Marzo de 2013 como Sumo Pontífice y adoptando el nombre de Francisco, lo que ha hecho es “encarnar”, es decir hacer vigente en él y a través de él la posibilidad del “Mito de la Esperanza”, del retorno a una Unidad Espiritual.

Es la Luz que emerge de las nieblas oscuras del triste invierno y que con la primavera, con el reluciente Sol hace aparecer nuevamente la vida.

Como decía un querido amigo: es como aquél viajero que llegó a una zona con un  paisaje desolador, de sequía prolongada, aridez y escasez… y cuenta: de ahí de donde yo vengo no hay sequía, hay unas lluvias, crecen unos pastos… hay un ganado hermoso, hay abundancia…

 

Es volver a la felicidad de la “Tierra prometida”, la “Jerusalén celeste” -Es el milagro de renacer en otro nivel de conciencia.

 

“Mito de la Esperanza”,” Mito Supremo”.

 

Esperanza: Principio y fin de todas las cosas.

 

Esperanza: Fuerza, Matriz y Sustancia del devenir.

 

 

 

La tortuga, símbolo de la Esperanza que lentamente lleva al Mundo a su destino.  

Es Ella la que estimula y da fuerza de concreción y plasmación a nuestros visionarios sueños y las increíbles empresas de que el hombre es capaz de emprender.                                                                                                                 Y Y sí, pese a todo, pese a las circunstancias, los “Mitos” siguen marcando su influencia en las conductas y decisiones de los seres humanos sensibles, ya sea consciente o “inconscientemente”.

Desde la “noche de los tiempos” todos los Grandes Sabios de la Humanidad  han predicado  el Amor y la Compasión en las relaciones entre los seres humamos y en las comunidades.

No han perdido el tiempo explicando cómo hacer para acumular riquezas excesivas, ni cómo obtener poder sobre nuestros semejantes. No nos han enseñado a ser malvados, egoístas, egocéntricos, soberbios, arrogantes…  

-Dice un proverbio hindú (del Ring Veda).”La Verdad es Una, los hombres le han dado muchos nombres”-

Citamos una vez más a Albert Einstein (como pensador), en uno de sus tantos escritos afirmó:”Un ser humano es parte del Todo que llamamos Universo, una parte limitada en el tiempo y en el espacio. Está convencido que él mismo, sus pensamientos y sus sentimientos son algo independiente de los demás, una especie de ilusión óptica de su conciencia. - Esa ilusión es una cárcel para nosotros, los límites de nuestros deseos personales y sentir afecto por los pocos que tenemos cerca.

Nuestra tarea tiene que ser liberarnos de esa cárcel, ampliando nuestro círculo de compasión, para abarcar a todos los seres humanos vivos y a toda la naturaleza”.

 

Joseph Cambell (nacido en New York el 26/3/1904 y fallecido en Hawai el 31/10/1987) se dedicó a investigar la importancia de los “Mitos” en el comportamiento individual y colectivo de los seres humanos.

Dedicado al estudio histórico de  varias mitologías y  religiones en el mundo, descubrió que existen temas comunes en todas ellas.

Sus intuiciones fueron inspiradas por lo que Carl G. Jung denominó “arquetipos” y el “inconsciente colectivo”. - Para Jung,  los “arquetipos” serían una especie de memoria biológica común a todos los seres humanos.

 

Para Antenor Dal Monte: “Los “Mitos” son producto de la imaginación mágica colectiva arcaica. Serían formas literarias inspiradas por el “inconsciente” en el que éste se hace conocer”.

 

Según Heinrich Zimmer: “El “Mito” es la puerta secreta de ingreso de las infinitas energías del Cosmos. - Se “visten” de diferentes formas dentro de la cultura humana que conocemos”.

 

Los “Mitos” en forma “inconsciente” ofrecen un modelo de comportamiento, son vehículos de mensajes válidos para la vida.

 

Volviendo  Cambell: “Los “Mitos” son pistas de las potencialidades de la vida humana”.

La humanidad de hoy no está tan lejos como pueda suponerse de utilizar la imaginación como vía de conocimiento, ni está tan apartada de los “Mitos” como puede creerse.

¿Qué impulsa a unos “elegir” un camino, una carrera, una profesión? ¿Cuál es el motor que hace diferente a unos de otros?

Algunos lo llaman vocaciones, instintos, ambiciones.

Lo antiguos no ignoraban que eran los Dioses los que los inspiraban.

Para Cambell un “Dios” es una personificación  de una fuerza motivadora o de un sistema de valores que funciona en la vida humana y en el Universo.

 

Nosotros (como también lo hace él) llamamos a esas fuerzas anímicas “Mitos”.

Entonces, podemos pensar que son metáforas de la potencialidad espiritual del ser humano.

Así podemos ver que algunos seres humanos se vuelcan a la Ciencias de la Salud, responden a Ascelpios, hijo de Apolo, discípulo de Quirón, que lleva consigo un cayado en el cual se enrosca una serpiente y en una mano una copa con elixir salutífero (en la mitología romana es Esculapio).

 

Otros se orientan al ejercicio de la  Docencia, responden a Hermes, hijo de Zeus y la ninfa May, inventor del fuego, de la música, de las letras, la geometría  y la gimnasia.

 

La Metalurgia tiene como patrono a Héfesos, hijo de Zeus y Hera (Vulcano para la mitología romana).

 

La Arquitectura  responde a Poseidón y Apolo, hijo de Zeus y Leto.

  

La Agricultura a Ceres.

 

La Ciencia,  a Prometeo, que bajó “de los cielos” la Inteligencia para los hombres.

En el fondo no son más que direcciones de la Esperanza -  “Mito” que encierra en sí la posibilidad de todo cambio y progreso.

 

Estamos esperando cual “Bella durmiente del bosque”, que un “Príncipe” nos haga despertar. - Es decir, “algo” que nos permita y haga tomar un nivel de conciencia diferente. Y ese “algo” está repensado desde épocas remotas por los “Mitos de Iniciación” que conjuntamente con los “Mitos Cosmogónicos” nos introduzcan a la vivencia de una  realidad distinta.

“Ritos de iniciación”, ceremonias de nacimiento, de otorgamiento de un nombre, el paso a la pubertad, (cambio de estado), el matrimonio, el entierro, el renacimiento, etc. son cortes de una forma de vida a otra dejando atrás etapas.

“Mitos Cosmogónicos”, ¿”explicaciones”? de la Creación y su reiteración generando creaciones…

Rituales míticos que parecieran (y lo son) capaces de conducirnos a través de las dificultades y los difíciles portales de la transformaciones que demuestran un cambio de las reglas y normas de conducta de la vida común, para tener otra visón. Otra óptica, otro nivel de conciencia.

 

Existen  también en la Historia seres que se han convertido en cierta  forma en “Mitos” (representantes de las fuerzas del Alma) como por ejemplo el “Mito” del Santo: Gandhi, Teresa de Calcuta, Albert Schweitzer, etc;   o el “Mito” del Sabio, encarnado por todos los investigadores El “Mito” del guerrero,  respondiendo al Dios Wotan: los vikingos, los mongoles, etc.  que continúa actuando e inspirando conflictos bélicos.

El “Mito del Héroe”, (representado por Hércules, Prometeo, etc.).

La hazaña del Héroe no es el logro de una felicidad personal, ni su “liberación”, sino que responde al cumplimiento de un deber, - lograr Sabiduría y poder para volcarlo al servicio de los demás.

“Mito del Héroe”, que muchos lo han desfigurado en su esencia  convirtiéndolo en el ¿”Mito” del Conductor”?, el del Líder, ávido de poder y de intereses particulares, diferentes  a los que planteara anteriormente hasta convertirse en él.

 

Pero el “Mito de la Esperanza” es atemporal, no tiene origen, no tiene “tiempo”. - Simplemente siempre estuvo allí, en lo alto y en lo profundo, en el trasfondo de la Conciencia, donde el hombre tiene sus raíces.

Parecería que el Mito tendría que ir cambiando en su forma de manifestarse, sin dejar de ser él mismo, para adecuarse a las circunstancias de nuestra época.

Hoy necesitamos la figura de un “Mito del Héroe Planetario”, que vuelva a integrar al Hombre con su Espíritu, con la Naturaleza y con el Cosmos.

Y por supuesto, no puede ser de otra manera,  seguirá siendo otra faceta del “Mito Supremo de la Esperanza” en su permanente renacer

Porque así como hay un atardecer y una noche,  también hay un amanecer.

Y en este “renacer” está el anhelo de un Mundo en Paz activa, de una Armonía y prosperidad, de una hermandad entre todos los seres humanos y en un plano de igualdad sin ningún tipo de distinción.

Febrero, 2014




  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger