Bienvenido 20 de Enero del 2018
Visitas : 821903
Hoy: 86

Artículos

El Misterio Iniciatico

Si bien cuando asumimos la decisión de organizar esta página expresábamos con absoluta claridad nuestros objetivos, no está demás insistir y seguir definiendo la motivación que nos indujo a concretarlo.


EL MISTERIO INICIATICO

 

Si bien cuando asumimos la decisión de organizar esta página expresábamos con absoluta claridad nuestros objetivos, no está demás insistir y seguir definiendo la motivación que nos indujo a concretarlo.

Nuestro movimiento (en realidad es esto) se “fundamenta” en lo que desde hace siglos (quizás milenios) es “La Religión Universal de la Sabiduría” y abarca como siempre hemos sostenido y expresado permanentemente y de diversas maneras la doble acción de la “Gnosis”, como realización espiritual individual y segundo como sacro-oficio (sacrificio) de nuestra personalidad en el Amor a la Humanidad considerado como un deber de Servicio.

Es un movimiento con una constante tarea en pro de la Libertad de Conciencia  y lograr  luminosidad de pensamiento.

En la  “jerga” de las escuelas iniciáticas el concepto atribuido a los términos “Misterio”,”Secreto”, “Lo Oculto”, son tecnicismos necesarios que aluden al plano profundo del Alma, al plano subcortical en donde residen las causas psico-espirituales de los hechos que surgen en el mundo exterior.

Las lenguas ordinarias, comunes,  sirven para expresar lo epidérmico, no nos conducen a lo profundo de nuestro interior, nuestra Alma.

Si aceptamos que no puede existir un conocimiento iletrado, es decir que para “conocer” debemos nombrar…. Entonces ¿cómo vamos a penetrar cognositivamente en el mundo subjetivo a menos que podamos dar “nombre” a lo allí existente?

Es necesario un “idioma” que sea apto como “nexo”, y ese idioma que se ha utilizado es el simbolismo.

Los símbolos están conectados con lo que está más “profundo” por lo cual son apropiados y aptos y para conducirnos a ese estado de conocimiento que se llama “Gnosis”.

El salmo “De Profundis”, según un comentario del cabalista del siglo pasado Gershon Scholem se puede interpretar desde dos enfoques distintos: “De lo profundo (de donde estoy) Te llamo”  o “De lo profundo de donde Tú estás te reclamo”.

 Nuestro propósito como “amigos de Lumen”, es orientarnos y con modestia inducir a aquellos que se consideren genuinos buscadores de una Verdad y Realidad más trascendente que las que nos muestra la cotidianidad de la vida, y ello  de ninguna manera representa un escapismo estático e insensible de ella.

No estamos solos, nos inspiran y nos “acompañan” todos aquellos que desde la inmensidad del tiempo se han esforzado, de las más diversas actividades a servir y auxiliar a los “Cruzados” del humanismo, enrolados con plena conciencia y vocación en la causa de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad humana.

Y la tarea no acepta indolencia ni conformismo, sino por lo contario esfuerzo, energía, continuidad y dedicación perseverante.

La “Jerusalén celeste”, (“El Reino de los Cielos”) se establecerá cuando la Palabra, el Logos, en su función religante nos conduzca a abandonar efectivamente la Ambición y la Ignorancia que sólo desmerecen su función creadora.

La Palabra siempre lleva en sí su efecto. Si miente produce falsedad, si contiene ignorancia proyecta sombras, si es dogmática genera fanatismos, si es violenta producirá más violencia.

Lo que se trata y busca, es pues aprender a utilizarla para generar conciencia de Armonía que nivela y pacifica.

No deseamos (nunca fue nuestra intención) que los lectores se adhieran a una doctrina o simple creencia, sino que se enrole en la utópica (que no quiere que no sea real) tarea de ser actores (no pasivos espectadores) en la permanente labor progresista, constructiva, pacificadora, iluminadora, igualitaria y confraternizante, espiritualizante y humanística contribuyendo  positivamente a la natural evolución civilizadora, de todos los seres humanos sin ningún tipo de distinción.

El “Misterio” debe transformarse en un “Ministerio”, compromiso, acción, responsabilidad.

No en un Ministerio sacerdotal, sino en un Ministerio humano como obreros activos de un despertar a una Conciencia diferente.

 

Marzo 2014




  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger