Bienvenido 20 de Junio del 2018
Visitas : 886614
Hoy: 172

Artículos

Uroboros

Estamos transitando el último mes del año 2014 y completando nueve ciclos del comienzo de esta página: Lumen de Lumine, lo que motivó el tema sobre los Uroboros del presente artículo.


UROBOROS

 

Estamos transitando el último mes del año 2014 y completando nueve ciclos del comienzo de esta página: Lumen de Lumine, lo que motivó el tema sobre los Uroboros del presente artículo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El término de Uroboros etimológicamente tiene su origen en el idioma griego compuesto por dos palabras: "oyra" que se traduce como cola y "borá" que significa alimento. Pero en realidad no es importante su etimología porque la utilización del término Uroboros no es dentro del contexto de un lenguaje formal escrito sino dentro del lenguaje simbólico, y como tal puede adquirir diversas interpretaciones.

 

"Uroboro  es un antiguo ideograma que nos llega de los alquimistas griegos, quienes si bien no lo inventaron fueron los que acuñaron la leyenda: "En todo Plan" que acompaña a su versión del mismo. Según esta leyenda la figura representa el "Un todo", o sea la "materia", la "forma" y el proceso circular  de sus transformaciones, movimiento que puede ser "diestro" o "siniestro". La creación entera ya sea natural o intelectual, surge y desaparece por este mecanismo que consiste en una vuelta, un retorno, una reflexión de la "serpiente" (entendiendo serpiente=sabiduría)  sobre sí mismo, es la que aparenta evolucionar mediante una autofagia que destruye sus propias creaciones. Fuera de esta actividad única no hay nada. Ella es "un todo" y puesto que es una "dinamis" cuando aparece como fija y permanente (es decir como forma) es miraje circular.

En el mundo intelectual esto significa el ejercicio de la duda, el repensar constante lo ya pensado, el des-resolver lo resuelto y el planteo a nuevo cada cuestión y enigma" (cita de Antenor DalMonte)

 

    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Uroboros  es un ideograma arquetípico universal que se representa gráficamente como una serpiente, y a veces como un dragón, que se muerde (o come) su propia cola. La figura así adquiere la forma de un círculo en que queda evidenciado que el punto de inicio es el mismo que el punto final.

Círculo compuesto a partir de dos opuestos, la cabeza y la cola, y surge evidentemente multiplicidad de opuestos complementarios.

 

Desde el punto de vista esotérico, el Uroboro lo podemos referir al Mito Supremo de la Esperanza, que se mueve en ciclos permanentes desde una actual presencia a un "olvido" (aunque tácitamente sea parcial) hasta que retoma con su vigor vitalizante. Lo que es importante destacar y señalar que básicamente es el re-nacer de la Esperanza como fuerza-vector-libre que es el  "en sí" del Alma, Espíritu o Conciencia (como deseemos designarlo).

 

Podemos interpretar y considerar al Uroboro también como un símbolo representativo del ciclo solar, con la rotación del planeta Tierra  alrededor del Sol y sus estaciones.

Solsticios y equinoccios marcan claramente ciclos en el año solar, tiene equivalencias con nuestro día de 24 horas.

Los equinoccios (nuestro planeta está más alejado) representa la aurora y el ocaso. Los solsticios (el planeta está mas cerca del Astro) el medio día y la medianoche.

Madrugada y Primavera, juventud para iniciar actividades; medio día y Verano oportunidad de contemplar la obra en marcha. Otoño y atardecer hora de recoger el fruto de lo sembrado y prepararse para la noche con sus sueños y recuerdos, donde residen los proyectos, anhelos y propósitos. Es la preparación para el próximo amanecer. Esperanza de que la beneficiente Luz del Sol brillará nuevamente en todo su esplendor. Es la noche que marca el re-nacer posible de la nueva vida. Porque como hay atardecer y una noche  hay un nuevo mañana con su amanecer.

 

Reiteramos nuevamente, el centro es el Mito Supremo de la Esperanza. Mito que por más que nos esforcemos e intentemos imaginar donde se halla su origen no lo encontraremos, porque siempre estuvo, en lo Alto y en lo Profundo, en la Bóveda Celeste y en el trasfondo de la conciencia del Hombre. Algunos antropólogos quieren investigar en las culturas  antiguas  y prehistóricas su origen porque suponen que todo tiene un principio, una causa precedente. Pero el Mito es atemporal, no tiene nacimiento, no tiene "tiempo", un origen. Es contemporáneo  a todos los tiempos.

 

Para nosotros la Esperanza es la Luz del "despertar", es la Esperanza de la Paz activa, de la Armonía, del progreso de la humanidad (progreso =perfección) en un contexto de Libertad, justicia y confraternidad.

 

Pero también el Uroboro se lo puede interpretar de otra manera, más profunda, desde otra óptica o visión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puede uno imaginarse el "Ciclo del Eterno Retorno", materializado en la figura de un animal, lo que lo une al "Ciclo de la Vida", uniéndose a la idea de perpetuidad. Justamente el uso del símbolo de la serpiente, animal que constantemente se rejuvenece al mudar periódicamente su piel.

Claramente la imagen circular está intrínsicamente vinculada como metáfora de lo cíclico.

 

La manera habitual de considerar la idea del tiempo, desde la antigüedad, es una concepción lineal. Concepción ligada a lo religioso tradicional de la idea de un "Plan divino" en el cual habrá un principio y un fin, es su hipótesis del "Big Bang" y del "Big Crunch" que representaría la muerte térmica del Universo, Nada que ver con el "Eterno retorno".

El Ser humano está atrapado por  la irresistibilidad y la irreversibilidad no pudiendo recuperar ningún instante del pasado (Walter Ong).

 

El Uroboro como represtación de lo cíclico asociado a lo temporal, no es lineal. El fin se enlaza con el principio y por ello está íntimamente ligado a un tiempo mítico inicial, a una "Edad de Oro", al cual se desea volver (Mircea Eliade).

Desde lo simbólico iniciático, es abandonar el "tiempo profano" e ingresar a un "tiempo sagrado", reflejo de esa "Edad de Oro" primogénita.

Los "Mitos Cosmogónicos" con los "Ritos de origen" tienen una dependencia intrínseca, dado que ambos casos se tratan de un "comienzo absoluto" que es la creación del mundo, es un "retorno hacia atrás".

Tiempo que implica un alejamiento progresivo que es "comienzo" y por lo tanto la perdida de la perfección inicial.

De ahí el "Mito del Eterno retorno" o del "Hijo pródigo".

Mircea Eliade, en su libro "Mito y Realidad", dice:"los mitos son considerados "Historia sagrada" de un inapreciable valor porque es "Historia verdadera", revelación primordial, modelo ejemplar y proporciona significación y valor a la existencia.

Conocer los Mitos es aprender el secreto y el origen de las cosas, constituyen un "conocimiento" (entre comillas) esotérico.

Según técnicas culturales orientales, este regreso al origen puede ser considerado como una "salida del tiempo", el acceso a la inmortalidad, recobrando la Unidad primordial.

 

Quizás sea en Egipto  donde se hallaron las representaciones más antiguas de los Uroboros, cerca de 3000 años AC. También en China se halló en una vasija  de bronce datada en 1200 AC.

Otra imagen de Uroboro se encuentra en un códice medieval del siglo XLL DC que se conserva en el British Museum, es un dragón alado de dos cabezas, una de ellas en la punta de la cola se muerde la cabeza y la cola.

Abraham Eleazar en el año 1760 realiza un grabado alquímico en madera consistente en Uroboro doble, los animales cerrando círculo. El círculo superior es un dragón alado y el que se encuentra en la parte inferior es una serpiente (citas tomadas de Jorge Romero).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carl Gustav Jung en su libro "Psicología y Alquimia" menciona también al Uroboro como uno de su símbolos básicos, dice:"Uroboro, el dragón que se devora la cola, esta figura circular constituye el mandala alquímico básico"

Platón describe un animal autosuficiente, de forma circular y simboliza al Universo como una mitológica entidad inmortal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entonces podemos  considerar que el Uroboro simboliza el infinito y la eternidad.

Simboliza la Unidad Primordial o su resistencia en el tiempo sin desgastarse ante el cambio, recreándose a sí misma.

Es el Uroboro un símbolo dramático, es un proceso de retroalimentación, es un símbolo de la inmortalidad, ya que se mata a sí mismo y se lleva a la vida por sí mismo.

Diciembre, 2014

 




  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger