Bienvenido 17 de Agosto del 2018
Visitas : 901798
Hoy: 14

Artículos

La Ilusion De La Libertad

Iniciamos un nuevo año y retomamos nuestra tarea. No es la primera vez que planteamos la situación peculiar que está en general el ser humano, inmerso en nuestra civilización actual

LA ILUSION DE LA LIBERTAD

Iniciamos un nuevo año y retomamos nuestra tarea.

No es la primera vez que planteamos la situación peculiar que  está en general el ser humano, inmerso en nuestra civilización actual.

Preocupado y ocupado en la concepción materialista, pragmática y cruda del progreso en el sentido económico de bienestar, de lograr un “status”, una ubicación en el estrato social en que se desenvuelve o aún más en el ambicioso deseo de poder en cualquiera de sus formas.

 

El hombre debe contener sus impulsos, dominar sus instintos, regular y controlar sus sentimientos y emociones, se educa, se instruye, elabora una estructura de pensamientos.

Pero ante las constantes contradicciones en el que se desarrolla su existencia, debe buscar un equilibrio, una “protección”, elabora un caparazón,  cual cangrejo, una coraza, un “amortiguador psicológico” que le permite continuar con su vida.

 

Y miremos el presente en esta tercera década del siglo XXI que estamos transitando.

Un Mundo dividido entre “países ricos” (con niveles considerables de pobreza en su interior) y “países pobres” (con clases ricas privilegiadas). Países “desarrollados”,”subdesarrollados” y países en “vías de desarrollo”-

Un mundo aparentemente dividido en países del Norte y países del Sur, países de Occidente y países de Oriente…

 

Un Mundo constantemente sacudido por constantes conflagraciones bélicas, ahora con el desarrollo de un fundamentalismo religioso que se inclina en un terrorismo violento internacional, un incremento notorio del narcotráfico, prostitución infantil, tratantes de personas, etc. etc.

Un mundo en el cuál el hambre, la pobreza y la marginación azotan a una gran masa de seres humanos en muchas áreas de nuestro planeta.

 

Y lógicamente “flotando” en el ambiente la indudable necesidad de un  cambio.

Y seamos claros, mientras ese cambio no se produzca y se establezca, seguirá existiendo un período más o menos extenso de desequilibrios y confusiones, desarmonía que parece ser inevitable.

 

Pero ¿Cuál es la naturaleza del cambio que es necesario, que se desea sinceramente? ¿Y aún cómo lograrlo?...

 

 La inquietud humana fluctúa entre una nebulosa finalidad de cambios que percibe como necesarios, que desea y aún necesita como dijimos, desdibujados en una abstracción ilusoria de un final feliz; ensayando repetitivamente métodos para alcanzarlos aunque ha experimentado el fracaso de muchos de ellos: política, economía, ciencia, sociología, psicología, derechos humanos, etc.

 

Pero todo acontecer humano cotidiano (y el que no lo es) no es más que el producto y consecuencia del comportamiento humano (cualquiera que fuese su forma de expresión). Por lo tanto pretender  cambiar al ambiente (las circunstancias) sin antes cambiar al hombre no es más que una “ilusión”, conduce a nuevos fracasos.

 

El lector que haya tenido interés y la constancia de continuar viendo los diferentes artículos que durante estos años hemos presentado, evidentemente “algo” en su interior lo motivó.

Algunos sienten el sinsabor amargo de la frustración que representa ver y comprender que todo lo expuesto en los párrafos anteriores no son más que “sombras ilusorias” de una  visión de la realidad incompleta.

Cada cual tendrá su personal razón que lo insatisface de su vida cotidiana y lo induce a una búsqueda de algo diferente.

 

 El hombre común cree gozar de libertad. Cree que “simplemente” con voluntad y perseverancia le sería fácil concretar sus planes, sus proyectos. Pero la mayoría de las veces despierta a una realidad al comprobar que  ello no sucede tan fácilmente, que es una “ilusión”.

 

Estamos sujetos al “juego” de la vida y de la existencia. Estamos influenciaos por Leyes aunque nosotros no tengamos conciencia de ello.

Sabemos que las fuerzas naturales hacen  lo suyo, las circunstancias externas nos limitan, los sentimientos y las emociones nos dominan (diríamos que en cierta manera  nos esclavizan).

La lucha por subsistir, el trabajo, la formación de una familia y asumir la responsabilidad correspondiente, el tiempo…

Todo nos ata, nos limita, nos encierra, reitero aunque no siempre tengamos conciencia de ello.

 

Pero sucede que “de repente” nos encontramos sujetos a Leyes Universales como ser la Ley del Septenario o de la Octavas que determina porqué muchas veces empezamos algo y nos desviamos sin poder concretarlo (aconsejamos leer el artículo al respecto en la página, año 2006)  y si sucede ocasionalmente creemos que fue por nuestra voluntad nada más.

 

El Principio de Conciencia que se manifiesta inerte en el reino mineral, se vuelve vegetativo en el reino vegetal, instintivo en el reino animal y se vuelve auto-consciente en el ser humano. Pero ello no es así totalmente, Es en realidad una posibilidad y si se produce totalmente en forma espontánea es algo circunstancial  y transitorio como le puede suceder a un místico.

 

Una de las creencias más habituales es que creemos que somos libres de pensar y ello no es tan cierto.

Hay una antigua anécdota que deseamos trasmitir e incluir en este artículo en una versión libre según nuestro recuerdo.

Había un vez (todas las historias comienzan así) un joven ardientemente enamorado de una hermosa muchacha que se convirtió en su novia por circunstancias ajenas a su deseo y voluntad hizo que ella se alejara de su relación, hecho que le produzco a él un sufrimiento emocional y cierta angustia.

En su desesperación tratando de encontrar una solución que revirtiera la situación se enteró que había un hombre “Sabio” o un “Místico” que quizás le podría ofrecerle esa solución anhelada y retrotraerla positivamente y por fin consigue una cita con él. En la reuníón con este “Sabio” (¿un gurú?) le cuenta su odisea y su estado de angustia y ansiedad. El hombre le responde es muy sencillo y fácil resolverlo por el poder del pensamiento positivo. Lo que tienes que hacer es que mañana a las 22 Hs. en punto, esto es fundamental e importante, debes pensar en ella por un lapso diez minutos seguidos.

Al joven enamorado le pareció que era una tarea sumamente fácil y se dispuso a cumplirla.

Al día siguiente a las 21 y 30 Hs. se preparó a cumplir lo indicado, pensando que le resultaría sumamente fácil, dado que siempre estaba pensando en ella. Se sentó cómodamente en un sillón, pasaron unos 5 minutos. De repente se le ocurrió que si ponía enfrente de él una foto de su adorada sería mejor. Se levantó y fue a buscarla, pasaron otros cinco minutos…

Se ubicó cómodamente  otra vez en el sillón colocando la foto que estaba en un portarretrato sobre la mesa que estaba en frente de él.   Unos minutos después se le ocurrió que lo más favorable era que orientara la foto en dirección a donde ella vivía y salió a buscar una brújula que tenía en el cajón de una  mesita de luz, regresando. Entonces se percató que detrás del portarretrato estaba la ventana de la habitación, entonces se levantó nuevamente  procediendo a abrirla y se sentó finalmente bien dispuesto para cumplir con la sugerencia del “Sabio”. Giró la cabeza para verificar la hora en un reloj de pared que poseía y advirtió que eran las 22,05 por lo cual había fallado en cumplir la exigencia de la puntualidad.

Simplemente sus pensamientos se fueron encadenando automáticamente.

¡Cuán fácil es creer que somos dueños de “nuestros” pensamientos!

 

Nuestro cuerpo físico está claramente limitado en su contacto exterior  por intermedio de la piel y recibe influencias del medio ambiente.                               Pero nuestros sentimientos, nuestras emociones, nuestros deseos nos   traspasan y se interconectan y se influencian con similares (o no) vibraciones de otros seres humanos sufriendo transformaciones.

 

¿Cuál es realmente el límite de nuestra mente?¿Cuales son “nuestros propios pensamientos”?¿Cuales están influenciados por otros?¿Cuantos hemos tomado prestado?.

También surgen imágenes, ideas, pensamientos que no teníamos presente en nuestra mente, a veces durante la etapa del sueño. Carl G. Jung acuñó la frase “el inconsciente colectivo”.

 

Una corriente oriental fundamenta doctrinariamente su “método” de realización en base a que dice “que existe en el hombre común un”Yo-dominante” (el Ego)  que ejerce un control absolutamente tiránico sobre su conducta y sus pensamientos. Consecuencia de ello un individuo que se encuentra bajo su influencia no puede ser libre”-

 

 Si no somos dueños de nuestros pensamientos ¿De que Libertad podemos  estar hablando?.

 

Las genuinas Instituciones representativas de las fuerzas espirituales no son insensibles a toda la problemática del hombre y lógicamente están preocupados por ella.

Nuestra base ideológica  es la Doctrina del Verbo, como método-mecanismo de acción como lo hemos manifestado de varias maneras, es el poder del Pensamiento-Palabra y la Imaginación creadora.

 

 El genuino candidato de la búsqueda de un camino de superación espiritual que lo “ilumine” frente la objetividad del mundo, “siente” como una fuerza constante en su interior que lo impulsa y lo motiva, intuye que por sí sólo se le presentan muchas dificultades, obstáculos que debe vencer.

 

Desde tiempo inmemorial las Instituciones “esotéricas” de “Iniciación simbólica” vienen mostrando la existencia de “Auxiliares” (aconsejamos leer al respeto el artículo del año 2006)

La filosofía hindú expone “cuatro objetivos” de la vida que deberían ser adoptados por el hombre, los denomina los “Chatuvargas” (en sánscrito)  y ellos son : Dharma (deber), Atha (felicidad), Kama (Riqueza) y Moksa (Liberación).

A través de esta página tratamos de cumplir un aspecto del primer objetivo Dharma=Deber= Servicio.

Servicio que entendemos como  el tratar de que el mayor número de hombres y mujeres “despierten” a una realidad diferente y al mismo tiempo contribuir al progreso de la Humanidad (progreso= perfección).

Expresado de otra forma, aquellos que desean y buscan un camino de progreso en la línea espiritual que propugnamos  dentro de nuestro humilde puesto de trabajo, dentro de los lineamientos del movimiento al cual adherimos, sabemos que claramente les da la oportunidad de  un cambio en el mundo. Cambio orientado a lograr una sociedad más libre, igualitaria y solidaria actuando en el nivel de las causas.

Desde tiempos remotos la Orden viene impulsando el desarrollo de las “Luces” del hombre, de la Ciencia y de las Artes, siendo la “levadura” del progreso civilizador, tratando siempre que la “Sabiduría” disipe las “Tinieblas de la Ignorancia”.

Enero, 2015





  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger