Bienvenido 20 de Junio del 2018
Visitas : 886570
Hoy: 128

Artículos

La Torre De Babel

Génesis 11:1-9 “Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y una misma palabra y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinai y se establecieron allí.

LA TORRE DE BABEL

 

Génesis 11:1-9

“Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y una  misma palabra y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinai y se establecieron allí.

Y se dijeron unos a otros: vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra y el asfalto en lugar de mezcla.

Y dijeron, vamos edifiquemos una ciudad y una Torre cuya cúspide llegue al cielo, y hagámoslo un buen nombre, por si fuésemos esparcidos sobre la faz de la tierra.

Y descendió Jehová: He aquí el pueblo es uno y todos tienen un solo lenguaje, y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer.

Ahora pues descendamos y confundamos allí su lengua para que ninguno entienda el habla de su compañero.

Así esparció Jehová desde allí la faz de toda la tierra y dejaron de edificar la ciudad.

Por ello fue llamado el nombre de  Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.”

 

 


 











La palabra hebrea de Balhal se traduce como confundir, aunque en otra definición etimológica significa “Puerta de Dios”.

En el relato bíblico del libro de Génesis no se registra ninguna mención sobre la situación en que quedó la edificación de la Torre, simplemente los obreros cuyas leguas se confundieron dejaron de construirla a igual que la ciudad. Otras fuentes como ser el Libro de Jubileos” (Cap.10:18-20) llamado también “Testimonio de Moisés”, “Libro de la distribución de los días de la ley”, que data  aproximadamente del año 100 AC (originado en lo Esenios, Qumram) al igual que el historiador griego Flavio Josefo en “Antigüedades 1:45, señalan que Dios desata un gran viento y derriba la Torre.

 

En el libro de Jubileos mencionado (10- 23) registra que  la construcción de la Torre demandó 43 años y que tenía una altura de 5433 codos y dos palmos-

La Torre de Babel “Migdal Babel en hebreo y Pugostes Babel en griego es una significativa estructura edilicia mencionada en el Antiguo Testamento de la tradición judeocristiana construida en tiempos inmemorables, pero también pertenece al ideario universal, siendo que su historia ha trascendido por generaciones.

La Leyenda en sí  de la Torre reposaría en una realidad, dado que  existía en Babilonia una construcción de varios pisos y de origen desconocido, probablemente antes del reino Hamurabi (hacia 1790-1750 AC) y fuera restaurada en tiempos de Nabopolasar fundador de la dinastía caldea (625-605 AC).

En el año 31 AC Alejandro el Grande estableció su capital en Babilonia y viendo la Torre en ruinas trató de restaurarla desistiendo luego del proyecto dado que demandaba mucho trabajo.

 

Dicha construcción se la puede identificar con el histórico “Zigurat Etemenanki” de la palabra saumeria  que puede interpretarse como: “la mansión en lo alto entre el cielo y la tierra”-

 

Inscripciones que datan  del tiempo de Nabopolasar  señalan “Marduk” (el gran Dios  de Babilonia) que le había ordenado colocar sólidamente las bases de la Etemenanki hasta alcanzar el mundo subterráneo y hacer de este modo que la cúspide de la construcción pueda llegar hasta el cielo.

Otra inscripción precisa que la decoración de la cúspide, estaba hecha de “ladrillos de esmalte azul brillante”, es decir adornada del color del cielo, adaptada  para dar la impresión que el edificio se perdía en el azul del cielo infinito.

El Etemenanki fue descripta en una tablilla cuneiforme llamada “del Esegil” escrita en el año  229 AC,  en la ciudad de Uruk. La copa más antigua de la misma  se encuentra en el Museo de Louvre, de París.

 

El “Zigurat” es un Templo de la antigua mesopotamia (hoy Irán)  que tiene la forma de una torre o una pirámide escalonada. Su diseño va desde una simple base con un Templo en lo alto hasta las maravillas matemáticas y arquitectónicas con varias terrazas escalonadas con el Templo en lo alto.

 

La simbología de este singular edificio (el “Zigurat”) está todavía mal comprendida, si bien se descarta que sea una tumba o un observatorio astronómico y se admite que es un edificio religioso dado que está coronado por un Templo.

En primer lugar el “Zigurat” representa una montaña religiosa, una “montaña de Dios” que concilia los dos motivos principales de la religión prehistórica, es decir el “consuelo de la tierra y la “aspiración hacia el cielo”. Las partes bajas estaban pintadas de rojo ocre y el Templo de azul simbolizando el deseo de conciliar el cielo y la tierra.

En segundo lugar el “Zigurat” es una escala de deseo de la divinidad a la ciudad y del ascenso del ceremonial de los servidores humanos, aunque sólo entraba al Templo el sumo sacerdote  y una virgen para efectuar el “rito de la fecundidad”.

En tercer lugar, al  igual que el templo de Khafage es un símbolo de una experiencia religiosa controlada de creciente privilegio y santidad.

En cuarto lugar, el que este edificio se encuentre entre el naturismo y la geometría que quiere conciliar el cielo y la tierra expresa en mi opinión la inserción del mismo en un orden natural teocrático conformado como el marco existencial humano.

Y por último el “Zigurat” revela que los sumerios interrelacionaban los tres mundos: “el divino, el humano y el natural de manera jerarquizada” Cita Tomada de Juan A, Rocha Cárcel (“Del soberano como un gran hombre al monarca divino”)


 











El “Zigurat” más antiguo es el “Zigurat Khashan” (de Kashi, significa azulejo) que data de 3000 AC, construida en el período elamita de Irán, en Sirak que sobrevivió de la guerra entre Irán e Irak,  de 8 años,  del siglo XX, y cuyos restos se hallan en París, Museo de Koiver en Nueva York ,en el Museo Metropolitano de Arte y en el Museo Nacional de Irán ubicado en la ciudad santa de Choga Zambil (centro religioso islamita, provincia de Juzestan, Irán).  Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979.

Dice una leyenda que de la ex-ciudad salieron los Tres Reyes Magos que siguieron una estrella hasta llegar a Belén.

 

Como es natural para una mentalidad científica materialista basada en la objetividad de los arqueólogos occidentales, intentaron ubicar esa famosa construcción en la zona del actual Irán, entre otros sitios fue buscada en Akar Kuf (al oeste de Bagdad) donde antaño existió en el siglo XI Dur-Kurigalzu que algunos viajeros identificaron como la Torre de Babel, cuyos restos todavía desafían los fuertes vientos que la han ido modelando. También creyeron encontrarla  en Birs Nimrod donde están las antiguas ruinas de un “zigurata 16 Km. de Borsippa hacia el suroeste de Babilonia, hallado por una excavación del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago, se creía que el templo estaba dedicado a la Diosa Inanna, Diosa del Amor de la guerra y protectora de la ciudad  Uruk

En 1913 el arqueólogo Robert Koldwey encontró una estructura en Babilonia que él identificó como la Torre de Babel, construcción que había sido destruida y reconstruida en numerosas ocasiones. Fue destruida por los asirios y los  arameos, reconstruida por caldeos por Nabopolasar (625-605 AC). Para no seguir aportando más  datos, solamente señalaremos que hay un “Mito” similar a la de la Torre de Babel llamado Emmerak y el señor de Aratta, donde Emmerak, Rey de Uruk y Aratta construye un enorme “Zigurat” en  Eridu, exigiendo un tributo de materiales preciosos para su construcción.

Hasta aquí hemos tratado y planteado hipótesis y datos sobre un enfoque objetivo histórico-religioso. Pero como “amigos” de Lumen de Lumine podemos imaginar desde otro ángulo de visión otra hipótesis de acuerdo a nuestro enfoque simbólico-doctrinario, que se basa fundamentalmente en la Doctrina del Verbo.

Con seguridad reiteraremos conceptos ya vertidos en otros artículos publicados en los años transcurridos desde que se tomó la decisión de confeccionar la Página.

Estamos seguros que nunca está demás insistir sobre algunos aspectos.

Hoy nos encontramos con un hombre moderno, racional y soberbio que intenta conquistar al Cosmos y ha dejado atrás la Ciencia ficción.

Sigue Enajenándose, es decir volcándose hacia afuera, tratando de huir consciente o inconscientemente de su propio mundo interior generando confusiones, penurias y miserias mediante su pensamiento, su hablar y sus acciones.

 

Es de vital importancia entender y aceptar de una buena vez que lo que decimos todos los días, las palabras  del diario vivir, son las que determinan nuestros acontecimientos y los del mundo entero, dado que la Humanidad es una sola cosa que no tiene divisiones en su esencia, pero que se nos presenta  con ellas, divisiones que nosotros llamamos individuos, mejor decir con doble intención, “sujetos”.

 

Los hombres hemos creado nuestra moderna Torre de Babel producto de los intereses creados individuales, corporativos e internacionales por un lado y quizás mucho más importante y fundamental hemos perdido el lenguaje que nos permitió la comunicación real y el Poder del Pensamiento-Palabra. -Poder creativo positivo.

 

Al igual que en la antigua leyenda bíblica  de la Torre de Babel, el lenguaje común único al diversificarse hizo que reinara la confusión, que la mentira, la ignorancia, la ambición y la hipocresía reinaran por doquier.

Como hemos expresado varias veces el Tema principal de “Lumen de Lumine” es la Presencia en el Ser Humano del Pensamiento- Palabra-Poder como Principio de Conciencia encarnado en él, “crucificado” en la materia.

 

Ese principio de Conciencia, reiteramos nuevamente, es la Sustancia Universal, la Realidad de todo lo existente y la actividad inherente al mismo determina un constante fluir de formas y colores

 

Esa actividad del Verbo (o Palabra), es el Divino Arquitecto de cuantas maravillas se hallan manifestadas, incluso el Hombre.

Leemos en el Antiguo Testamento, en Génesis, Bereshit:  “Adonai dijo hágase el cielo y la tierra y se hizo… y dijo que era bueno; y en San Juan 1: “En el Principio  era el Verbo, y el verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios”; y en la tradición oriental hindú, la creación del mundo se produjo a través del “devanagari” (el alfabeto).

 

La Ciencia y el Arte de la Doctrina del Verbo que en sánscrito se denomina Mantravidya, de vidya=conocimiento, ciencia, se funda en que todas las cosas poseen una triple existencia simultánea: objetiva, subjetiva y esencial.

La actividad del Principio de Conciencia implica necesariamente pensamiento y éste requiere la palabra, la cual a su vez (en cualquiera de sus maneras, ya sea como nombre natural o convencional) necesita el auxilio de las letras, llamadas “pequeñas madres” o  “Matrikas” que son siempre Mantra, no importa como se las utilice, sólo que cuando no se las coloca de forma ordenada,  producen “Ruidos” y desorden.

Un Mantra es un nombre. Cuando el objeto está formado de materia consciente  responde al llamado; No solo responde Juan cuando se lo nombra sino también al pronunciar la palabra silla su  imagen, que está en nuestra mente (y por lo tanto de materia consciente) aparece en nuestros “ojos internos”. Pero la realidad es que no hay ninguna materia totalmente inconsciente y Mantras son aquellos nombres a los que responden las latencias y potencialidades de todos los cuerpos, ya sea del orden elemental, material, psicológico, etc.

Regresemos a la Torre de babel. Si  bien podíamos considerar que al igual que la escalera de Jacob podía haber sido un hecho positivo de intentar establecer y construir un puente entre la Tierra y el Cielo, entre lo humano y su trascendencia, en realidad se transformó en acto de soberbia y desafío, fruto del egoísmo y la ambición humana.

Al perder la condición de comunicación a través del lenguaje entre su interior, con su semejantes y con la naturaleza, el hombre perdió la capacidad de comprender los planos, y terminar la construcción

 

Si deseamos contribuir con el desarrollo evolutivo de la humanidad en una toma de conciencia individual y colectiva más allá de la simplicidad de la vida material es necesario recuperar el Poder Creativo perdido por medio del  Pensamiento- Palabra.

 

Muchas tradiciones religiosas y sociedades Iniciáticas hablan de la “Palabra perdida”.

En el cristianismo, simbolizado no sólo por la búsqueda del Cáliz (el Santo Grial) sino por su contenido, que sería la bebida de la inmortalidad. En la tradición esotérica del judaísmo la Palabra perdida es asimilada al nombre tetragramático de la Divinidad.  Exotéricamente como se la desconoce y no se la puede pronunciar, es reemplazada por Hashem (el nombre) o Adonai (señor) o más comúnmente por Jehová.

Según dicen algunos tratadistas, el Sumo sacerdote (el Kohen Hagadol) era el único que conocía la verdadera pronunciación y sólo al finalizar el Día del Perdón, cuando después de escuchar el sonido del Shofar (cuerno rituálico) y toda la congregación manifestara su alegría por el comienzo de un nuevo año, pronunciaba el nombre divino que pasaba desapercibido por la multitud.

 

Sí, debemos aprender  a hablar el verdadero idioma de la imaginación creativa en bien de todos los seres humanos y poder superar todo tipo de crisis encauzando a la Humanidad por senderos de humanismo, tolerancia, solidaridad, justicia, paz activa y espiritualidad.

Julio, 2015




  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger