Bienvenido 17 de Agosto del 2018
Visitas : 901801
Hoy: 17

Artículos

Las Virtudes Morales Y Sociales Parte 1

Las Virtudes Morales y Sociales se incorporan a lo que denominamos genéricamente Valores Humanos

LAS VIRTUDES MORALES Y SOCIALES

 

Las Virtudes Morales y Sociales  se incorporan a lo que denominamos genéricamente “Valores Humanos”; podemos considerar que básicamente consisten en el conjunto de características que posee una persona y que determina el comportamiento y la interacción con los demás individuos y con el medio ambiente, debiendo regir el comportamiento social.

Los Valores Humanos son Valores Morales que afectan, condicionan y determinan la conducta y el comportamiento de los seres humanos.

Considerados como Éticos y Sociales constituirían un conjunto de normas o reglas establecidas para una convivencia armoniosa dentro de la sociedad; al mismo tiempo generaría con su práctica la capacidad y posibilidad de un crecimiento espiritual y de la vocación humanística.

Hay múltiples Valores Humanos, Morales y Sociales: la Honestidad, el Respeto, la Tolerancia, el Amor, el Agradecimiento, la Lealtad, la Solidaridad, etc. Existe una jerarquía en la consideración de los mismos y cada individuo puede establecer su propia escala de Valores a la cuál atenerse sin que de ningún modo implique o signifique el desmedro de otros, ni que su priorización personal represente una mayor valorización de unos sobre otros.

Cada Valor en sí es una abstracción íntegra por sí misma pero está estrechamente relacionado y vinculado con los demás.

Hay Valores Humanos Universales, que son comunes a las distintas culturas y que perduran a través del tiempo como por ejemplo: el Honor, la Responsabilidad, la Honradez, el Amor a la Verdad y a la Justicia, etc.

En muchas otras oportunidades a través de diversos artículos publicados en la página, hemos insistido porque consideramos absolutamente válidos nuestros conceptos de que la crisis de los Valores que observamos en esta etapa de la civilización no es  la consecuencia  de la crisis en general de la humanidad, sino por lo contrario Es la causa fundamental de las mismas.

Dentro del camino espiritual que hemos elegido los que integramos Lumen de Lumine, uno de sus objetivos es el logro de un auto-perfeccionamiento en función de un servicio despersonalizado en pro de la evolución consciente de la Humanidad, en busca de su propio auto-perfeccionamiento moral, espiritual y humanístico, marcando como factor importante el “despertar” , potenciando en nuestro interior aquellas virtudes latentes que nos hará aptos para la acción de un cambio positivo, tanto individual como colectivo.

Podemos definir (aceptando su limitación) que: “La Virtud es una energía moral por la cuál el hombre adopta la práctica  habitual del bien, del deber y de la justicia. Es un impulso natural hacia la honradez, una predisposición al sacrificio a favor de sus semejantes, la resolución de dominar las malas pasiones combatiéndolas con firme  decisión” (Cita)

Pero nosotros también podemos considerar a las Virtudes como fuerzas energéticas libres. Fuerzas que moldean y conforman el carácter del ser humano, y en nuestro particular caso como iniciados, Fuerzas que debemos aprovechar y gobernar conscientemente.

Nos referiremos en este artículo a algunas, sin  que ello represente desmedro o menosprecio de  otras.  

 

RESPETO: Etimológicamente proviene del latín. “respetus” que se traduce como “consideración”, “atención”. Es un sentimiento positivo que redundantemente se refiere a la acción concreta de respetar, es decir apreciar y reconocer a una persona, un principio, un ideal, etc.

El Respeto constituye sin ninguna duda uno de los Valores Morales más importantes, una auténtica Virtud, siendo fundamental el logro de una adecuada, correcta y armoniosa interacción social.

Una premisa básica es que recíprocamente para ser respetado es necesario saber, aprender y ejercer el Respeto y comprender al otro ser humano, con sus intereses y necesidades, sus opiniones y creencias.

El Respeto está estrechamente vinculado a la Comprensión.

El Respeto no significa estar de acuerdo absolutamente con el otro ser humano, sino no discriminar ni ofender, aceptar su particular forma de pensar y actuar siempre y cuando estas formas no ocasionen daño manifiesto o represente la falta de Respeto  a los demás.

En éste último aspecto también está vinculado a la Tolerancia.

El Respeto a la diversidad de ideas, opiniones, maneras de ser, etc. es un valor supremo a tener en cuenta en nuestras modernas sociedades que aspiran a ser justas y equitativas garantizando una sana convivencia.

De ninguna manera representa que no defendamos firmemente nuestros propios Principios e Ideales con energía, tratando que sean  eficientemente comprendidos y aceptados.

 

COMPRENSION: Sin duda es una Virtud muy importante, una de las capacidades que posee potencialmente el ser humano a través de la cual  podemos conocer y entender todas las cosas que nos rodean.

Es una capacidad intelectual, no sólo de entender las palabras, frases o hechos sino que consiste en captar en profundidad en forma correcta lo que ellos representan.

Es un proceso que exige un constante aprendizaje y práctica.

Junto con el Respeto, dentro de nuestro enfoque, está determinada con la aceptación de la Unidad Existencial y nuestro claro concepto de la Igualdad.

Está estrechamente vinculada al concepto del Entendimiento, del latín Inter= entre y legere= elegir, seleccionar.

Se trata de la capacidad que tiene la mente de una persona para discernir como se relacionan entre sí las partes formativas o aspectos informativos de un asunto cualitativo e integrarlas. Es la capacidad de un sujeto para aprender (o aprehender) el concepto o sustancia subyacente en un objeto o concepto. El entendimiento permite a la persona ponerse en contacto con el mundo como realidad, captando su esencia, estructura y significado.

Aristóteles le atribuyó al Entendimiento la capacidad de “leer dentro” cuando afirma que el mismo logra penetrar en la interioridad, aquello que tiene el ser per se”, es decir la sustancia, el sustrato que permanece siempre único e idéntico a sí mismo prescindiendo de las particularidades exteriores.

“En la filosofía neoplatónica (en particular Plotino) el Entendimiento es la segunda hipóstasis, el nivel de realidad que posee plenamente pensamiento y ser. Es múltiple en cuanto está compuesto de diversos objetos inteligibles  o arquetipos, pero es más unitario en relación con el nivel sucesivo, el alma, porque cada inteligible se conoce a sí mismo unido a los demás. Posee una forma de pensamiento intuitiva y perfecta, no discursiva y no necesariamente ligada a las categorías de espacio y de tiempo”. (Cita)

Dado que el conocimiento es inmaterial, el Entendimiento se ha relacionado con la idea del alma, conciencia o espíritu.

“Tomás de Aquino en su teoría del conocimiento (apoyada en las tesis fundamentales de Aristóteles) define la intuición como un modo de conocimiento superior al de la razón. El conocimiento racional no es un conocimiento directo, sino que esta mediado tanto por los sentidos como por la razón, siendo entonces grande la posibilidad de errar.

La intuición consistiría en la captación de conceptos o sustancias en forma directa (sin mediación de la razón) Sería pues el medio de conocimiento perfecto.”(Cita).

 

RESPONSABILIDAD: Es la Virtud que está en la Conciencia del ser humano, que le permite reflexionar, administrar, orientar, valorizando la consecuencia de sus acciones, en nuestro caso a nivel o ámbito de lo moral.

Según Kant la Responsabilidad, es la Virtud individual de concebir libre y conscientemente los actos posibles universalizables de nuestra conducta.

Aceptamos esta premisa con concepción de lo limitante que es nuestra aparente Libertad (Recomendamos leer  los artículos. Ilusión de la Libertad” y “la Ley del septenario”)

Para Hans Jonas la Responsabilidad es una Virtud social que bajo la forma de un imperativo categórico determina que se debe obrar en forma que los efectos de la acción sean compatibles con una vida humana auténtica en la Tierra.

Para Hans Jonas, filósofo alemán, (nacido en 5/1903 y fallecido en 2/1993), conocido por su libro: “El principio de la Responsabilidad”, su preocupación radicaba en los avances tecnológicos y su impacto ambiental para el futuro de la vida humana y para el Planeta.

En igual sintonía tenemos que tomar conciencia que es nuestra Responsabilidad sincrónica (con nuestro presente) y diacrónica (con el futuro) el consumismo irrestricto e irresponsable que los constantes avances tecnológicos y de la industria nos ofrece respecto a los elementos no renovables de la naturaleza. Pues, Responsabilidad representa también la capacidad de responder, ya que si buscamos un autoperfeccionamiento no podemos quedarnos ajenos a los problemas y conflictos permanentes que nos presenta esta etapa de nuestra civilización.

No es necesario volver a insistir sobre el hambre y la desnutrición en el mundo, la mortandad infantil, el efecto del uso de drogas alucinógenas y el alcohol a edades cada vez menores, la prostitución y pornografía infantil, la trata de personas, la violencia y la delincuencia, la absurda y constante carrera armamentista, la actualización de un fanatismo religioso atávico con el ejercicio del terrorismo, etc. etc.

El deseo de vivir una vida espiritual y el desarrollo de la Conciencia individual que ello representa, nos hace sumamente sensibles a toda la problemática y el sufrimiento de nuestros semejantes.

En ello radica nuestro deber de responder como servidores de la humanidad, como una meta u obligación (aconsejamos leer el artículo: El servicio”).

 

PRUDENCIA: Es la capacidad de repensar ante cualquier tipo de acontecimiento o actividad a desarrollar,  los riesgos posibles  que podrían conllevar, es decir sus consecuencias y adecuar, modificando nuestra conducta para no producir ni recibir ningún perjuicio innecesario.

La Prudencia es la Virtud que evita  la precipitación. Es un factor de prevención anticipada de algún riesgo.

Tiene que regir la Responsabilidad acorde con la Prudencia estableciendo una armonía justa para el accionar.

 

VOLUNTAD: Etimológicamente también se origina en el latín “volunta” “voluntatis”, del verbo “volo”=querer.  Consiste en la capacidad potencial que tienen los seres humanos que les mueve a hacer cosas de manera intencionada. Es la facultad que les permite (o permitiría) gobernar sus actos, y decidir con libertad, optando  por un tipo de conducta determinada hacia la persecución y concreción de objetivos concretos, como asimismo seguir Ideales y Principios Morales y Sociales.

Sin Voluntad (y el propio esfuerzo) no se pueden lograr objetivos planeados, y tener claridad en las razones por las cuales elegimos el objetivo.

En la filosofía contemporánea se presenta a la Voluntad como un valor fundamental, como apetito intelectual o la capacidad de decisión propia de un ser dotado de inteligencia y capaz de auto-determinarse a sí mismo desde las ideas. La Voluntad es la potencia del ser humano que lo mueve a hacer o no hacer una cosa.

Nosotros, dentro de nuestra doctrina, vinculamos la Voluntad con el  Deber, y tenemos conciencia que en la práctica, la Voluntad se encuentra situada en una realidad que está condicionada por diversas circunstancias, lo que lleva a emplear especial esfuerzo para superar obstáculos que se presentan en forma continua, de ahí la necesidad del trabajo en grupo.

 

FORTALEZA:  Poderosa Virtud, Fuerza ejecutora, adherida a la Voluntad permite vencer las dificultades y obstáculos que se nos presentan en el camino espiritual elegido.

La Fortaleza es a su vez instrumento  para vencer el temor y la temeridad, sustentada y avalada en la Prudencia y la Moderación. Es un Virtud que da valor al Alma o al espíritu para que con coraje y vigor podamos afrontar los riesgos encaminándonos al cumplimiento de nuestros objetivos.

 

TENACIDAD:  Complementa a la Voluntad y a la Fortaleza de espíritu, es un concepto para designar a aquellas actitudes y formas de accionar caracterizadas por recurrir a la firmeza y a la constancia, en pos de obtener un resultado.

Como otras Virtudes ya mencionadas es una característica del ser humano, ya que es capaz inteligente y  conscientemente de decidir que es lo que quiere obtener y planificar sus acciones a fin de que estas rindan los mejores resultados.

Es pues una Virtud por la cual uno se fija una meta y da todo de sí para alcanzarla, venciendo todas las adversidades para llegar a su propósito.

 

MODERACIÓN: Es una Virtud que nos auxilia a encontrar un equilibrio en nuestro accionar. Nos permite disminuir la oscilación entre los extremos. Equivale a la Mesura y  la Prudencia.

 

TOLERANCIA: del latín “tolere”: sostener, soportar. Virtud reguladora de



  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger