Bienvenido 22 de Octubre del 2018
Visitas : 918945
Hoy: 285

Artículos

Creencias Ideales Vivir El Ideal

Comenzaremos este artículo con algunas definiciones que nos sirvan a introducirnos en el tema de Vivir el Ideal.

CREENCIAS-IDEALES

VIVIR EL IDEAL

 

Comenzaremos este artículo con algunas definiciones que nos sirvan a introducirnos en el tema de Vivir el Ideal.

 

CREENCIAS

La Real Academia Española define la Creencia como firme asentimiento y conformidad con algo. La Creencia es algo que se considera verdadero, a la que se le da completo crédito como cierto.

Una creencia es el sentimiento de certeza sobre el significado de algo. Es una afirmación personal que considera verdadera e influenciada por múltiples factores externos, muchas veces inconscientes.

Muchas personas tienden a pensar que sus creencias son universalmente ciertas y esperan que los demás las compartan.

 

Nosotros no vivimos la realidad en sí, sino  una “elaboración mental” de la misma.

A través de nuestras creencias y valores damos significado y coherencia a nuestro modelo del mundo, al que estamos inevitablemente vinculados.

 

Muchas  creencias  y pensamientos están “sujetos” a sentimientos, por lo cual se es reacio a modificarlas.

Es que cuando una creencia se instala en nosotros en forma sólida y consistente, nuestra mente tiende a eliminar, o no considerar hechos y experiencias que no concuerdan con ella.

 

Se puede considerar y aceptar  que una creencia es un paradigma que se basa en la Fe, ya que no existe  una demostración absoluta, fundamento racional o  incluso justificación empírica que la compruebe y certifique su validez.

Por eso las creencias están asociadas a las religiones y los dogmas.

 

En las escuelas esotéricas de iniciación simbólica es un requisito preliminar tratar de dejar afuera nuestras creencias y aquietar nuestra mente. La tradición orientalista dice metafóricamente “Hay que arrancar un pelo de raíz”.

En este sentido también podemos interpretar la narración del Antiguo Testamento acerca del sacrificio de Isaac por su padre Abraham, porque qué es más difícil  que el sacro-oficio de eliminar lo más caro de nuestras vidas que son las creencias y los pensamientos.

 

 

 

IDEAL-IDEALES

    

“Sólo los seres humanos pueden tener Ideales o desarrollar un comportamiento en busca de Ideales. Puede decirse que, entre otras causas, la aproximación continua en busca de ciertos Ideales ha participado de lo que comúnmente se denomina progreso de la humanidad (cita A. Cintora (tomada de Wikipedia).

 

Según el diccionario enciclopédico Larousse,  S. L. (2007-2009) puede considerarse como un sustantivo o un adjetivo. Como sustantivo, masculino, tiene dos acepciones: a) modelo de perfección ; b) meta u objetivo a alcanzar

Como adjetivo sólo consideraremos también dos acepciones. a) Relativo a la idea o las ideas y b) conjunto de valores morales que se tiene acerca de una cosa o del mundo en general.

 

Puede decirse que el Ideal está próximo a un modelo o prototipo de perfección y también que es una filosofía que existe en “el mundo de las ideas”, de la imaginación o aún del pensamiento opuesto a lo real objetivo.

Se puede considerar que un Ideal es un estado inalcanzable, pero por supuesto puede aproximarse a él. Esta aproximación no requiere que sea contínua, puede acontecer que se realice en forma discontinua.

 

Seguramente en alguna otra oportunidad mencionáramos que el Ser humano tiene pocas opciones o alternativas frente a un Ideal.  

La primera puede negar o ignorar la existencia de un Ideal y desenvolverse normalmente sin inmutarse, con objetivos personales de conquistas materiales y lograr un poco de felicidad.

Como segunda opción  puede conformarse y decirse que está demasiado lejos e imposible para lograrlo y simplemente bajar al Ideal (acomodarlo) al nivel que el considera que puede realizar, que cree que es su posibilidad y aún con una sensación transitoria de frustración (a veces subconsciente) seguir su derrotero en el vivir cotidiano

Y la tercera, hay quienes voluntaria y conscientemente deciden realizar y se esfuerzan en intentar alcanzarlo y vivir plenamente, aunque sea parcialmente, tal cual es el Ideal.

 

El arquetipo “Mundo de las Ideas” desarrollado conceptualmente por Platón (cuyo verdadero nombre era Aristocles, nacido en Atenas alrededor del año 427 AC) contiene en sí las representaciones universales históricamente generadas desde milenios y se contrapone en cierta medida a la psiquis individual del hombre. Los Ideales subsisten independientemente que sean o no pensados, sean o no sentidos, pues  son algo distinto de la razón y del sentimiento, cuanto más se pueden “intuir”.

Parménides (nacido en Elea, Sur Grecia. 540-470 AC) afirmaba la unicidad del Ser. Rechazaba el devenir. El Ser es Uno y la afirmación de la multiplicidad que implica el devenir no pasa de ser  meras ilusiones.

Volviendo a Platón,  el distingue dos modos de realidad, una de las cuales  denomina “inteligible” y la otra que llama “sensible”.

La realidad “inteligible, a la que denomina “Idea” tiene la característica de ser inmaterial, eterna (ingenerada e indestructible) siendo por lo tanto ajena al cambio y constituye un “arquetipo” de la otra realidad que es la “sensible” o visible, cuya característica es ser material, corruptible, es decir sujeta a cambios, esto es a la generación y la destrucción.

Para Platón (en Fedón, cita de Wikipedia) en el mundo de las Ideas  no existe la dualidad ni el cambio, es lo que realmente es y  en oposición o mejor dicho como reflejo,  está el mundo sensible, material o realidad aparente.

 

La milenaria filosofía oriental siempre ha sostenido una única sustancia: la Conciencia y la Unidad existencial, siendo la heterogeneidad un “juego” en la que la misma (la Conciencia) se manifiesta como dualidad y luego como multiplicidad. Esto necesita un desarrollo posterior que lo haremos en el próximo artículo.

 

VIVIR EL IDEAL:

 

Vivir el Ideal supone por una parte arbitrar los recursos necesarios que intervienen en la construcción de un mundo más libre, más igualitario, próspero y feliz. Con una Paz activa y convivencia universal basada en el respeto y la tolerancia.

Por otra parte dentro de la orientación de nuestro movimiento, reiteramos, es vivir o intentar vivir una vida espiritual que reporta un autoconocimiento y la responsabilidad de utilizar el poder de los planos internos de la Conciencia sobre la conducta de los seres humanos y el acontecer cotidiano de los hechos y circunstancias.

 

Si miramos con una visión imparcial veríamos que la Religión, la Filosofía, la Ciencia, la Tecnología, el Arte, etc. no son otra cosa que el resultante y el remedio al conflicto y descontento, nacidos de descubrir y reconocer la propia ignorancia de lo que es esencialmente la Vida, como así mismo las limitaciones inherentes al aspecto de nuestra naturaleza material.

 

No son las “enseñanzas esotéricas” (entre comillas) ni el camino iniciático para aquellos seres que sólo tienen oídos para lo externo y se dejan llevar  por la corriente mundana exclusivamente, siendo sordos para escuchar la delicada voz del Alma o de la Conciencia.

Tampoco son para los temerosos a osar, quienes  se apartan egoístamente a la vista del dolor, la angustia y la necesidad ajena.

Tampoco es para los temerarios, quienes simulando o creyendo “saber” (a veces medianamente teórico) hablan con gestos grandilocuentes y teatrales para ilusos ignorantes, cómodos, que prefieren creer en lugar de experimentar por sí mismos

 

Vivir el Ideal es para aquellos que realmente vivenciaron la desazón del descontento, para aquellos que están dispuestos a “pagar” el precio de una acción idealista e impersonal, para quienes no piensan, enfrentados a las necesidades del mundo, si les conviene o no intervenir, sino con su deseo genuino de actuar entran en la difícil batalla, comprendiendo la magnitud de la empresa que es el Vivir (con mayúscula) buscando un equilibrio y  comprendiendo la necesidad imprescindible de capacitarse buscando el auxilio milenario que la Ciencia y el Arte místico representa y aporta.

 

Que los ingenieros y los arquitectos se ocupen de elaborar los planos y la construcción de los edificios, inventando, desarrollando materiales e innovando procedimientos para mejorarlos y hacerlos accesibles a todos.

Que químicos, biólogos y médicos generen una medicina más eficiente, que mejoren la prevención, la educación para la salud y su resultado sea para toda la humanidad

Que los sociólogos trabajen en la elaboración teórica de un mundo con Justicia social. Que los economistas y los políticos, con honestidad y vocación de servicio, asumiendo sus responsabilidades, busquen la implementación de una distribución más equitativa de la riqueza y de los bienes, dejando  afuera los intereses personales  y sectoriales espúreos.

Que los artistas, pintores, escritores y poetas continúen embelleciendo al mundo,

Todo ello dentro de los parámetros de la moral  y la ética.

 Pero no olviden los que poseen el Arte Real de operar en los planos sutiles, que la humanidad anhela y espera, inconscientemente, que ellos también cumplan con su deber. Que es necesario generar cambios en las viejas estructuras de pensamiento y concretar nuevas, sabiendo que su Ciencia y Arte milenario pueden realizarlo.

 

La Fe es fuerza de inspiración,  mantenimiento

La Esperanza es un poderoso motor anímico para la acción.                     Reflexionar y pensar es un trabajo de afirmación y poder.                          

Pero la imaginación creativa consciente es generadora de transformación y cambios.

Vivamos el Ideal.

Abril, 2016





  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger