Bienvenido 26 de Abril del 2018
Visitas : 869380
Hoy: 445

Artículos

El Golem

Dentro del folclore medieval y la mitología judía existe, originada en Checoslovaquia, la Leyenda del Golem, un ser animado artificialmente

EL GOLEM

 

Dentro del folclore medieval y la mitología judía existe, originada en Checoslovaquia,  la Leyenda del Golem, un ser animado artificialmente.

Etimológicamente proviene de la palabra del idioma hebreo y de la expresión ”jomer guelem” que significa: “materia prima” y que literalmente puede considerarse como tierra sin forma, algo informe. Esta materia amorfa es creación divina y el hombre en búsqueda de saber lo que Dios sabe, intenta imitarlo.

 

El relato más famoso relativo al Golem involucra al ilustre Rabino Judah Loew ben Bézalel, conocido como el “Maharal” de Praga (Rabino mayor, Venerable Maestro y Rabino) y tiene varios siglos de vigencia teniendo incluso actualidad en la era de la digitalización  pudiéndose encontrarlo por Internet.

El Rabino Judah Loew tuvo existencia real, nacido en Pozman, Polonia, en el año 1572, era un hombre robusto de casi dos metros de alto, multifacético: sabio talmúdico, filósofo, naturalista, astrónomo, mecánico, pedagogo y sobre todo humanista y por supuesto profundo conocedor de la Cábala.

 





















El Rabino Loew y el Golem


Praga era un lugar de encuentro de diferentes corrientes migratorias de judíos proveniente del Este y Sur de Europa y  como también de Rusia, constituía una comunidad floreciente y culta, la Leyenda entonces pertenece  al imaginario hebraico del centro europeo y al arte asquenazi.

Algunas personas creyeron y  creen en la fábula como una  realidad y durante la segunda guerra mundial se oyeron voces que dijeron que el Golem iba a aparecer para salvar a los judíos del nazismo.

 

Un periodista Egon  Erwing Kish realizó investigaciones en la sinagoga del Rabino Loew (Altuelnuschal, sinagoga vieja-nueva) y en la Colina de la Horca donde  tradicionalmente se dice que fue  enterrado el Golem.













Sinagoga Vieja-nueva Praga 1294

 

La leyenda cuenta que el Rabino Loew mediante sus estudios de las Escrituras Sagradas y la Cábala descifró la “Palabra” que Jahevé utilizó para dar el don de la vida a Adán. Fabricó un pequeño hombre de arcilla, de las orillas del famoso río Moldava (Praga) e introdujo un papel en la boca con la “Palabra sagrada” y el muñeco comenzó a crecer hasta tener un gran tamaño y grabando en la frente la palabra hebrea EMET la vida animó sus miembros.

EMET




                         











Tav                                                 Men                           Aleph

 

Debido a que no era obra de Dios carecía de Alma, contaba con gran fuerza y obedecía ciegamente las órdenes del Rabino. Se creía que fue creado para defender al gueto de Praga de actos antisemitas.

La palabra que tenía grabada en la frente era la palabra hebrea EMET que quiere decir Verdad, pero si se  le borra la primera letra el Aleph queda MET que en hebreo significa muerte volviendo a transformarse en arcilla.

MET







 





                 Tav                                              Men


Según el relato de la leyenda, el Golem no tenía inteligencia y obedecía ciegamente como dijimos anteriormente las órdenes que recibía y estaba dotado de una enorme fuerza debiendo el Rabino retirarle el “papel con la Palabra” de la boca al caer la noche pues podía escapar de su control.

 

Una anécdota relata que la esposa del Rabino le ordenó que fuera al río y “sacara agua” lo que accedió al pié de la letra yendo al río y procediendo a sacar agua sin parar hasta terminar inundando la ciudad, lo que demostraría que realizaba las tareas en forma automática.

 

Un sábado el Rabino olvidó retirar el papel antes de la hora del anochecer y la criatura con su enrome fuerza destruyó el gueto (en realidad la destrucción del gueto sucedió) y el Rabino lo persiguió y borrando el Aleph lo convirtió nuevamente en arcilla destruyéndolo y escondiendo sus restos para que otro Rabino pudiese hacerlo resucitar.

 

La Leyenda se basa en que como Adán había sido creado a partir de barro insuflándole una chispa divina (el Alma) fue la inspiración creadora para el Golem y que toda persona con un grado de “santidad” y adquiriendo gran “Sabiduría”, acercándose a Dios podría obtener el poder Divino.

La creación del Golem sería pues expresión de santidad y sabiduría.

 

Existen numerosas referencias al Golem en la literatura. En 1837 Resthord Auerbach en su libro “Spinoza” se refiere al Golem. En 1847 la versión integral de la historia del Golem es incorporada por Wolf Pacer (Praga) en una importante colección de relatos judíos. En 1909 Judi Rosemberg publica una descripción ficticia.

El escritor austriaco Gustav Meyrink escribe su libro; “Der Golem” (el Golem) que obtiene una gran repercusión en occidente.

En 1921 H. Levik escribe un drama donde hay un Golem que es considerado un redentor (en hebreo “Meshiaj”) resultado de actividad espiritual, pero que por descuido puede transformarse en lo contrario.

“El escritor argentino Jorge Luis Borges en su libro. “El otro, el mismo”, en 1964 incluye un poema suyo del año 1958 titulado precisamente “El Golem”.                                                                                                                          

En sus palabras preliminares a la lectura del poema, Borges observa “El Golem es al Rabino que lo creó como el hombre es a Dios, y es también lo que el  poema es al poeta”. “Ello parte de la cita de Crátilo de Platón de que el hombre es el arquetipo de la “Cosa” y aborda el tema de la Cábala y de la Leyenda”- Cita de wikipedia.

 

El libro de Meyrink en el cine mudo, entre una serie de clásicos expresionistas en 1915 aparece “El Golem”, en 1917 “El Golem y la bailarina” y en 1920 El Golem, cómo vino a la vida”

Como obra teatral fue exhibida en casi toda Europa, Israel, Estados Unidos y en Buenos Aires fue representada en 1996, adaptada y dirigida por Max Berliner en el Teatro de club Hebraica auspiciado por la Embajada Checa en la Argentina.

Hay una versión de Abraham Rocker publicada en Nueva York denominada la “Espada del Golem” en la cual el artificio piensa, habla y lucha.

En 1966 se estrena “La estatua viviente”, versión británica del Golem. Un curador de un museo es despedido y de acuerdo a una fórmula medieval logra dar vida a una estatua para utilizarla en contra de sus ex-patrones.

Como curiosidad existe un antecedente en la mitología griega,  la existencia de la creación por Héfesos de una autómata de bronce cuya misión era cuidar la ciudad de Creta minoica. Debiendo efectuar diariamente tres vueltas alrededor de la isla. Si hallaba un extranjero que pretendía ingresar se arrojaba al fuego hasta quedar al rojo vivo y luego lo abrazaba calcinándolo.


















TALOS


En la cultura moderna y particularmente en el marco coloquial de la comunidad judía, el Golem  es una figura metafórica estrechamente vinculada con el autómata, el ser “descerebrado” o el hombre masificado que, controlado sirve desde un plano de conformismo, pero podría rebelarse bajo ciertas circunstancias.

Dado su parentesco con la noción de una entidad automática y/o robot (robot significa servir) que no piensa, el término Golem es empleado con connotaciones simultáneamente peyorativas y humorísticas, decirle a alguien que es un Golem  implica tratarlo como un “aparato” (hombre máquina) y decirle a alguien “no seas Golem” funciona como un llamado a reflexionar antes de proceder a actuar. Extraído de Wikipedia.

 

Veamos una posible interpretación.

Según el texto bíblico “Adonai”, los religiosos judíos no pronuncian el nombre Jehová, usan los términos “Ashem” (que significa el nombre) y “Adonai” (que significa nuestro señor) hizo al hombre “a su imagen y semejanza”. No sería nada extraño que “alguien” buscara un grado de “Sabiduría y Santidad” que le pudiera en primer lugar obtener el poder creativo y en segundo lograr la identificación con “ÉL”, dado que  al final de un rezo sabático se recita “el Nombre” (Ashem”) y es Egad que significa UNO.

 

Podemos interpretar que al hablar de  la Arcilla, la “materia prima” informe es la masa confusa subjetiva que puede organizarse y adquirir forma en base a la Verdad. Pero la misma puede deformarse y volver a su original condición amorfa tan pronto como a la Verdad se le borre la primera letra del EMET que  es el ALEPH.

El Aleph es la primera letra del alfabeto hebreo y representa el esfuerzo para hablar.

 

En el plano objetivo hay un Yo y un Tú,  un Yo y un Ello, pero podemos crear internamente un “hombre artificial” imagen del profundo desconocido y facilitar su reconocimiento.

 

¿Cómo crear el “artificio”?, en base a un nombre, tengo un nombre, tengo una imagen y se realiza en esa base y significado.

El nombre se llama “la Palabra sagrada” que representa la sustancia y el poder de ese profundo desconocido y que puedo situar en mi interior como núcleo de conciencia individuado , que crezca en la medida de ser fiel a la otra representación de la Verdad inscripta en mi frente.

 

“Si los justos quisieran serían capaces de crear un Mundo”

Es  precisamente con la herramienta creativa, la “Imaginación consciente”, lo que permitirá al Hombre continuar con el proceso evolutivo

La Tradición iniciática no consiste en la mezquindad de lograr la perfección de cada individuo.

 

Hay un Golem general, una enorme arcilla donde cada “hombre artificial”, re-creado (un iniciado) pueda ayudar y colaborar en mantener el Aleph escrita y que no se convierta en muerte. Por supuesto que el Golem grande es la Humanidad y sin el Aleph podrá ser su final.





  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger