Bienvenido 19 de Enero del 2018
Visitas : 821551
Hoy: 148

Artículos

El Silencio

No es novedad que cada tema que nos ocupa puede desarrollarse de distintas formas o mejor dicho orientaciones.

EL SILENCIO

 

No es novedad que cada tema que nos ocupa puede desarrollarse de distintas formas o mejor dicho orientaciones.

El tema del Silencio no es excepción, lo podemos enfocar de una manera llamémosle “exterior” y otra “interior”.

Comencemos por la primera: normalmente entendemos y aceptamos por  Silencio un hecho simple: el no hablar o no hacer ruido.

Esta forma lógicamente es una aceptación social, dado que representa un respeto hacia los demás, no hablar en las salas de cine o teatro, en una biblioteca, en un oficio religioso, en una conferencia, etc.

Para nosotros, que nuestras vidas se desarrollan mayormente en ciudades, diríamos que es una forma moderna y urbana del Silencio.

 

Sin embargo estamos inmersos y sufriendo un grado de aceptación social que existe en el mundo exterior,  ruidos de manifestaciones de protesta y reclamos, ruidos de transporte automotor, ruido televisivo, ruidos y conflictos familiares, conflictos en el trabajo, ruidos de violencia, etc.

Por supuesto que este ruido exterior es fácil de identificar e incluso limitar.

No sucede lo mismo con el ruido interior, dado que estamos, en cierta medida, identificados con él, muchas veces automáticos e involuntarios, por lo cual  no lo podemos reconocer como tal.

 

El auge de las tecnologías: los celulares, los ordenadores portátiles y las “tablets”, los aparatos musicales individuales con sus auriculares, los “twiters”, “facebook”,  “chats”, etc. contribuyen a esa dinámica torrencial de ocupación de la mente.

 

Si somos sinceros lejos de mejorar la calidad de vida, la hace más densa y complicada, más desconectada con la Realidad verdadera de la Vida.        

Se dice que se puede llegar a tener 60.000 pensamientos diarios, la mayoría de carga negativa que nos remontan a un pasado, a un presente conflictivo o a un futuro imprevisible.

 

Eckhart Tolle en su libro “El Poder del Ahora” dice: “Pensar se ha convertido en una enfermedad…, La mente es un instrumento fantástico si se usa  correctamente. Pero cuando incorrectamente puede convertirse en algo tremendamente destructivo…”, “No es que utilicemos nuestra mente incorrectamente, es que no la utilizamos para nada. Es ella la que nos utiliza. Esta es la enfermedad…” “Tu crees que eres tu mente. Este es el engaño. El instrumento ha tomado control sobre ti. La mente te está usando…”. “Estas inconscientemente ligado a ella, de forma que ni siquiera sabes que te has convertido en su esclavo…”

En realidad muchos de nuestros pensamientos habituales suelen ser automáticos y se vinculan a otros. Igualmente muchos de ellos están  intrínsecamente ligados a los sentimientos.

 

El Silencio interior lo debemos comprender en una dimensión diferente, “nueva” (entre comillas, ya que es conocido desde milenios), es un Silencio

que no se oye, sino que se “ve” y sobre todo se “experimenta”.

 

Existe una relación directa entre la intensidad y la intención de nuestros pensamientos con los resultados que se obtienen. Cada pensamiento consciente que enviamos hacia afuera, crea una vibración que no desaparece. Esta permanece y puede sintonizarse con mentes que se mueven en igual frecuencia.

Un grupo de seres humanos en determinadas circunstancias y conexiones que se reúnen psíquicamente, permite vibraciones fuertes e idénticas por pensamientos de la misma naturaleza y configuran consolidándose en uno solo con energía positiva o negativa según sea el género de los pensamientos emitidos que tienden a concretarse.

Es una forma sencilla de exponer en cierta manera las teorías de la física cuántica que está ayudando a comprender de manera diferente el mundo en que vivimos.

 

Los pensamientos son fuerzas poderosas, pero pueden ser tanto fuerzas positivas  y creativas como lo contrario.

Volviendo a Eckhart Tolle: “Lo primero que debemos entender es que el problema no está en el pensamiento, sino en la identificación innecesaria de ese pensamiento que nos lleva a estados negativos de stress, depresión, angustia, etc. Por lo tanto la solución está dada en la des-identificación con esos pensamientos innecesarios. Tú no eres esa entidad que te posee, el “Pensador”. Si lo aceptas podrás permitirte observar a la entidad y te convertirás en el “Observador” (hasta aquí la cita).

En ese momento el nivel de Conciencia cambia, siendo la mente simplemente parte de ella.

 

La mente no quiere estar sola, quieta, y le gusta jugar con los pensamientos que la distrae con los recuerdos y las experiencias que se vinculan secuencialmente.

Otra forma de  condicionamiento de la mente es la influencia que recibimos por medio de las opiniones de otros. Estamos dominados por ideas y actitudes de la gente y la cultura que nos rodea limitándonos.

 

Un ejercicio simple aparentemente nos puede ayudar y colaborar inicialmente para comprender el automatismo de la mente que generalmente es forma inconsciente.

Tratemos solamente por el término de cinco días que no surjan en nuestra mente ningún pensamiento u opinión crítica, si en algún momento no lo impedimos debemos volver a empezar para completar el plazo establecido. Por ejemplo: cuando el colectivo no nos paró,  no pensar este “desgraciado” no respeta nada,  en vez de ello pensar: seguramente vendrá otro enseguida. O tu compañero/a dejó fuera de lugar el teléfono inalámbrico y está sonando, no pensar otra vez lo dejó en cualquier lugar,  en cambio pensar mentalmente lo voy a encontrar enseguida, etc. etc.

 

Entonces el Silencio interior significa en cierta medida aislarse de los estímulos externos habituales.

Es lograr la quietud de la mente impidiendo el ingreso de pensamientos automáticos en primer lugar y luego en un segundo paso dejar  ingresar los que consciente y voluntariamente convoquemos.

 

Junio, 2016





  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger