Bienvenido 22 de Noviembre del 2017
Visitas : 804113
Hoy: 49

Artículos

Animales Simbolicos (parte 1)

El Unicornio es una criatura mitológica y mística que fuera representada habitualmente como un caballo blanco, con patas de antílope, barba de chivo y un cuerno en su frente. En las representaciones modernas su figura se ha simplificado y se lo encuentra representado como un caballo blanco diferenciándose por presentar un cuerno en la frente

ANIMALES SIMBOLICOS

 

EL UNICORNIO

El Unicornio es una criatura mitológica y mística que fuera representada habitualmente como un caballo blanco, con patas de antílope, barba de chivo y un cuerno en su frente. En las representaciones modernas su figura se ha simplificado y se lo encuentra representado como un caballo blanco diferenciándose por presentar un cuerno en la frente.













Unicornio

Es el  Unicornio un animal fabuloso que figura como protagonista de numerosas historias y leyendas.

Durante la Edad Media se lo consideraba como un animal capaz de derrotar a otros animales más fuertes físicamente, incluso a los elefantes (cita de Wikipedia).

 

Las primeras versiones de la existencia del mito son del médico griego Ctesias, historiador griego del siglo V AC y datan del año 400 AC durante las expediciones que realizara en la India. Describió al Unicornio como un animal silvestre, con apariencia de un caballo, con un cuerno albo, cabeza púrpura y ojos color azul intenso.

Según Ctesias  el cuerno era negro con la punta roja y la base blanca, poseía propiedades medicinales 

El Unicornio era un animal de hábitos solitarios y muy esquivo pero a su vez agresivo, dado que era buscado para cazarlos por su cuerno, que consumido como polvo en las comidas y en las bebidas brindaría protección contra los venenos y diversas enfermedades. Incluso los nobles de la antigüedad pagaban fuertes sumas pues creían que su polvo era un remedio contra la muerte.

 

Los Unicornios eran admiradores de la pureza y de la belleza en los demás seres, por ello se los vinculaban a  una doncella virgen.

 

En el Antiguo Testamento (Job 32.41), Dios le recuerda a Job la característica de una variedad de animales impresionante que Él había creado mostrándole que Dios estaba por encima del hombre en Fuerza y Poder.

También  dentro del contexto general de los animales conocidos, como ser: pavos reales, corderos, leones, bueyes, perros, etc. en Job 3.9.12 se refiere al Unicornio (¿Querrá el Unicornio servirte a ti?, versión Reina Valera). Le señala que el Unicornio por ser grande su fuerza es inútil para el trabajo agrícola, negándose a servir al hombre en arar la tierra.

En el Salmo 29 se describe a los Unicornios saltando como becerros. En Isaías 34-7 sangran cuando mueren.

El fuerte cuerno hace a los seres humanos a que piensen en la fuerza.

En el Salmo 92-10, 22 “Tú ensalzaste mi cuerno como un Unicornio, yo fui ungido con aceite verde”  También es mencionado en Números 23, 24-8 en  la traducción de la Biblia Reina Valera (año 1904) traduce la palabra hebrea re`em como Unicornio, (la palabra re`em significa cuerno en una de sus acepciones): “Dios nos ha sacado de Egipto, tiene fuerzas de un Unicornio”.

 

El romano Julio César menciona al Unicornio en su relato de las Guerras contra las tribus galas (58 a 31 AC).

El mitólogo español José Antonio Pérez Rojas en su “Diccionario de símbolos y mitos” escribe que el Unicornio es un animal fabuloso, con figura de un caballo que lleva un solo cuerno muy puntiagudo en su frente. Según  él, el Unicornio simboliza la pureza en general (cita de Luis Sánchez).                                                                                                             

En el Libro “Seres imaginarios” de Jorge Luis Borges (con la colaboración de Margarita Guerrero, 1957) escribe que 400 años antes de nuestra era el griego Ctesias, médico, refiere que  en los reinos de Indostán hay asnos silvestres de pelaje blanco, de cabeza púrpura, de ojos azules, provisto de un agudo cuerno en su frente, que en la base es blanco, en la punta rojo y en el medio plenamente negro”. Continúa Borges que Plinio, el Viejo, (Cuyo Plinio Celio Segundo, escritor, científico, naturalista y militar romano del siglo I era cristiana) agrega otras precisiones: en la India se da caza a otra fiera, el Unicornio  semejante por su cuerpo a un caballo, por la cabeza a un ciervo, por las patas a un elefante, por la cola a  jabalí, con un largo cuerno negro que se eleva en medio de su frente. Su mugido es  grave, se niega a ser aprendido con vida”.

 

José M.Walker (historiador norteamericano) en su libro. “Seres fabulosos en la mitología” coincide con Borges en la descripción del Unicornio y dice que el Unicornio es una mezcla de diversos animales reunidos en uno.

 

En el siglo XVIII en África meridional hay informes que describen pinturas rupestres y testimonios visuales de animales de un solo cuerno, parecidos a los equinos, un  cuerno largo como un brazo, en la base blanco y la punta muy afilada, el mismo no estaba insertado en el hueso de la frente, sino que sólo estaba fijado en la piel.

En 1849, en su libro llamado: “Nínive y sus restos”, Austin Henry Layard hace un bosquejo de una criatura de un solo cuerno  en compañía de bovinos de dos cuernos.

Manuel Mujica Lainez en 1965 publica una novela llamada precisamente  “El Unicornio” donde recrea un mágico mundo medieval de la época de las Cruzadas.

 

En noviembre del año 2012 la agencia norcoreana de noticias informa el hallazgo de restos y la guarida de Unicornios por parte de arqueólogos de la universidad de Pyongyang. En realidad lo que se halló es un Unicornio pintado en una roca en la pared de una cueva y que fuera interpretado como una representación artística del que era un animal mitológico de buen agüero; la historia coreana relata que existió un mítico Rey Tongmyong que montaba sobre él y que creó la dinastía de la cual deriva la Corea actual. La cueva está a 200 metros del templo Yongmyong” (cita no textual de Wikipedia).

 

El Unicornio ha sido representado por múltiples artistas en el transcurso de la historia. La dos representaciones pictóricas más relevantes son “La Dama y el Unicornio” (está en el museo de Cluny) y la “Caza del Unicornio

  













La Dama y el Unicornio

 












El anciano y el Unicornio

 

El cantante cubano Silvio Rodríguez editó un álbum llamado Unicornio, el poeta Carlos Alva publicó un libro llamado también Unicornio.

Como hemos visto existen numerosas referencias acerca de este mítico animal que en realidad es un animal simbólico que reside en el trasfondo subconsciente de la especie humana con distintas descripciones. Nosotros nos inclinamos por la figura que está en el primer párrafo.

 

Actualmente al relato mitológico se le ha dado un potente simbolismo representando la Fuerza de la Vida, la Libertad, la Imaginación imposible de encarcelar, las ganas de soñar.

 

ANEXO: (basado en el libro “Crónicas  del  manicomio” -Editorial Lumen).

 

En el lenguaje de los símbolos el Unicornio es una de las representaciones  de la “Fuerza del Espíritu”, habiéndoselo  hallado ya mencionado en los Vedas.

Cuando Jacob antes de morir decide realizar la bendición a sus hijos, le dice a José: “apartado de sus hermanos” y “primogénito del Toro” y dice, con sus “cuernos, cuernos de Unicornio, acornearás a los pueblos hasta los confines de la tierra”.

 

“Apartado” es la designación a una víctima ungida para el “sacrificio”; el “Toro” es el que “muge” o sea el “Verbo”; el “cuerno”es el Poder de Penetración, poder viril.

El único cuerno significa la absoluta unidad entre la acción exterior y la esencia interior.

En Lucas (1-19)… “ y nos levantó un cuerno de salvación en la casa de David”.

 

Aunque  algo ya expusimos, para el pensamiento “mágico” el cuerno del Unicornio  es salutífero como “polvo”, “polvo de proyección”, acción de presencia o influencia de los iniciados.

La leyenda dice que el Unicornio es amante de las aguas limpias y enemigo del “Dragón” (que las envenena), por ello la costumbre de pastar alrededor de fuentes claras y si el “Dragón” se acerca a ellas, el Unicornio  absorbe las aguas en sus fauces y las sopla con fuerza contra la bestia logrando que huya.

 

Cuando los animales del bosque sienten sed proceden a satisfacerla esperando que previamente llegue un Unicornio  a la fuente para que la purifique al beber él, sólo después ellos beben.

La afición del Unicornio  por las fuentes claras, el “Dragón” que las emporca, el procedimiento a través del cual lo pone en fuga, etc., son alegorías de que hay  “una obra de envenenamiento”, de esclavización de las Conciencias y de los que cantan aprisionados en sus jaulas y por supuesto que ellos responden al Dragón y no al Unicornio, y también hay  una obra de purificación, de libertad y vuelo.

 

Continuando con la fábula la misma dice: si una “virgen” se sienta en medio de un terreno abierto y llano, el Unicornio no demora en salir de la espesura del bosque donde habita para correr y refugiarse en su regazo. Siendo así únicamente que puede ser cazado.














La Virgen y el Unicornio

 

 La mujer en hebreo es ISHA  y tiene por símbolo la Luna, tan esquiva como ávida de solares preñeces. Nunca deja de ser la Gran Parturienta. La “Matrona”, representación de la “tierra fértil”,  en el nivel humano se presenta como “Imaginación” que no esta enajenada (es Virgen) a la que acude el Unicornio y que puede ser  así capturada y conducida  al “Palacio del Rey” de cuyo jardín será en adelante el más fino adorno.

Es decir una “Imaginación” comprometida y maculada, enferma de ignorancia y preconceptos no es espejo adecuado para que la “Fuerza” acuda a ella.

El Unicornio es símbolo de la Virtud de la Fuerza  del Espíritu y de la Esperanza  que potencia a la Imaginación, otorgándole el carácter de Poder creador, restaurador, salutífero y conservador.

 

 

 

El AVE FÉNIX

 

Es imposible cuando nos abocamos a tratar el tema de los “Animales simbólicos” no referirnos al Ave Fénix y más en estos momentos cruciales en los que se está desenvolviendo la historia de la Humanidad.

En las crisis profundas entre las cuales estamos viviendo, crisis en todos los niveles y aspectos, sobre todo en esta etapa en que los adelantos técnicos-científicos con su crecimiento exponencial de las últimas décadas que pareciera no tener límites y que han abierto un profundo abismo con respecto a la evolución del ser humano en sí,  creemos que es sumamente importante traer al imaginario colectivo la figura del Ave Fénix para reconquistar fuerzas energéticas y emprender un nuevo vuelo de progreso.

 

El Ave Fénix cuya leyenda se originaría en Egipto, fue honrada a su vez por los griegos y romanos y ampliamente descripta por numerosos autores de la antigüedad

El  Ave Fénix  es un ave de plumas parecidas a las del pavo real, de colores brillantes e irisados. Su vuelo es lento y majestuoso mostrando una gran dignidad y altivez.












El Ave Fénix

 

El profeta judío Ezequiel  explica en la Biblia que su andar es “Altivo como un toro y ágil como si el cuerpo no le pesara”

El arquetipo que subyace en la mitología del Ave Fénix está en lo más profundo del subconsciente colectivo.

La mitología es un camino iniciático que contiene las claves de la evolución de la conciencia humana y que invita a pasar de la teoría a la acción.

 

Podemos decir que actualmente y en forma sumamente sintética que el Ave Fénix es un símbolo importante y relevante para la vida de todos los seres humanos, puesto que es una dimensión diferente de una Virtud fundamental la Esperanza y nos da la idea de la posibilidad de un renacer físico y espiritual.

 

Esta ave fabulosa se consumía por la acción del fuego cada 500 años para luego resurgir de sus cenizas.

 










El Ave Fénix en el fuego













El renacer del Ave Fénix

 

La leyenda  desde hace varios siglos relata que este animal no podía reproducirse ya que era único de su especie pero cuando sentía la proximidad de su muerte construía un nido con plantas aromáticas y hierbas mágicas en cuyo centro se instalaba tras de haberlo incendiado y de sus cenizas  renacía otro Ave Fénix.











El Ave Fénix en su nido

Dentro de la tradición cristiana la leyenda la hace surgir desde el mismo Jardín del Edén.

El relato cuenta que el día en que fueran expulsados Adán y Eva una chispa salió despedida de la espalda del Ángel que los desterró, y en forma causal encendió el nido con el Ave Fénix que se quemó hasta quedar totalmente consumido

Pero como el Ave Fénix no había comido del fruto prohibido le fue otorgada la divina inmortalidad con la capacidad de poder resurgir de sus cenizas cada vez  que se incinerase.

 

Para los griegos este peculiar animal de un plumaje deliciosamente aromático y de sagrado origen, existía solamente en Egipto, sin embargo fue la mitología griega la que la trasladó a la fama recorriendo regiones del Imperio Romano.

El nombre proviene  etimológicamente del idioma  griego que significa “Rojo”. Los taoístas chinos  llamaban al Ave Fénix “Pájaro de cinabrio” (término literario que designaba al sulfuro rojo de mercurio).

 

Según cuenta la leyenda el Ave Fénix  vivía desde  muchísimos siglos, pero no podía reproducirse ya que era la única de su especie y para asegurar su persistencia, cuando sentía próxima su muerte construía un nido con plantas aromáticas y de hierbas mágicas (como ya mencionáramos) y se instalaba en él luego de haberle prendido fuego.

La mitología china al evaluar su naturaleza andrógina, macho y hembra  simultáneamente, consideraba al Ave Fénix como la encarnación de la felicidad y de la armonía suprema.

 

El Ave Fénix ha sido considerada como el renacimiento físico y espiritual, del poder del fuego, de la purificación y por ende de la inmortalidad.

 

Para el último de los grandes poetas romanos. Claudio Claudiano (siglo IV) en sus comentarios decía que el Fénix era un ave igual a los Dioses celestes, que compite con las estrellas en su forma de vida y en la duración de su existencia y también al vencer el curso del tiempo con su renacer. No sacia su hambre ni apaga su sed con fuente alguna y se percibe en sus ojos lo que describe como un “brillo misterioso”.

 

El autor latino Aquiles Tacio decía que sólo por sus plumas el Ave Fénix puede distinguirse y según Latancio eran de color rojo azafrán, sus plumas muestran irisaciones de colores verde esmeralda, blanco, azul y marfil.

Según Tacio el Ave Fénix se precia de tener al Sol por señor. Latancio en su poema “De ave Phoenice” afirma que tiene por corona los rayos del Astro Rey.

Dentro de la mitología egipcia  el Ave Fénix simbolizaba al Sol que muere por la noche para renacer a la mañana con el amanecer.

 

El canto del Ave Fénix se asemeja al del mejor ruiseñor en el Paraíso. En las auroras espera en lo alto de un árbol sagrado, mirando al Este, el lugar donde  nace el Sol, y cuando los primeros rayos despuntan entona un canto que hace palidecer al del gallo.

 

Para nosotros resulta evidente que el eje central de toda esta hermosa Leyenda es la “muerte-renacimiento” y remite a los cimientos de todo sistema iniciático. Para  que una Ceremonia de Iniciación pueda producir un efecto el “hombre viejo” (el profano) debe morir  y en su lugar debe aparecer un “hombre nuevo” que ha visto la Luz.

En el proceso iniciático la similitud con la vida del Ave Fénix  hay un antes y un después. Cuando el hombre “viejo” se siente “sacudido” por una crisis existencial y su vida ya no puede continuar igual es el antes y hay un después en lo que todo se renueva, adquiere otra dimensión visual y tiene la posibilidad concreta de la comprensión de la Unidad existencial.                           La tradición esotérica dice que etimológicamente la palabra Fénix procede del idioma griego “phoenix” que aludiría a los nativos de fenicia, al color púrpura y a la Palmera.

De los fenicios surgieron los obreros que construyeron el Templo del Rey Salomón en Jerusalén, la tierra del Este por donde sale el Sol para vivificar el día y la vida. Es la tierra de la magia. El color púrpura se refiere al color  de Zeus y de los Dioses del Olimpo, mientras que la Palmera por su parte es el Árbol Sagrado de Oriente, dado su forma vertical que luego en lo alto se abre desparramando sus ramas como si fueran rayos solares.

 

ANEXO: Basado en un capitulo del libro: “Vida y andanzas de Diógenes Turrímano”,  Editorial Lumen.

Si bien la Vida procede del Sol no se derrama directamente sobre la Tierra.

Sino que lo hace por la simiente de cada especie y que es trasmitida de padres a hijos  a través de incontables generaciones.

Podemos decir  que lo mismo se viene cumpliendo en “Heliópolis”  desde tiempo inmemorial con la tradición esotérica.

Así como el “Río” que brota de la “Fuente Hiperbórea” y se derrama en los cuatro canales, esta Tradición nace en la patria del Sol.

Entre esa “Fuente” y la ciudad de “Heliópolis” a orillas del Éufrates (último ramal del Río) se tiende además de éste y a manera de “Rito de renovación”, el periódico vuelo y posterior sacrificio del Ave Fénix.

Sin este vuelo y sacrificio las aguas del Éufrates (es decir de las aguas de la tradición) se pudrirían sin remedio.

 

Volviendo a la Leyenda, los “Antiguos” decían que tan pronto como había depositado las cenizas de su progenitor, en el suelo sagrado que queda más allá de los hielos del norte, el Ave Fénix emprende su regreso al “Mediodía”.

 

No se dirige directamente a “Heliópolis”, sino que visita los “montes de cedros, encinas y robles” que se hallan a la mitad del camino entre los ramales cítrico, pardo y negro de la rivera del Éufrates, donde permanece por 500 años.

 

 




  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2017 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger