Bienvenido 13 de Diciembre del 2017
Visitas : 811192
Hoy: 267

Artículos

El Bosque, Simbolismo

Buda Decía: “El Bosque es un organismo único y fuente de gran bondad.

EL BOSQUE, SIMBOLISMO

 

Buda Decía: “El Bosque es un organismo único y fuente de gran bondad.

No exige nada para su sustento y extiende su protección sobre todos los seres dándoles sombra, incluso al leñador que con su hacha lo destruye”.

En el “Vinaya Sutra” Buda insiste: “El Bosque es el mejor lugar para meditar y practicar la contemplación. Aquellos que se retiran a meditar allí son los llamados “nagthrodpa” (habitantes de los Bosques). Ellos dejan sus hogares para vivir como ascetas, buscando liberarse de los sufrimientos del mundo. (Extraído de “El budismo y los bosques”, Khetripo P. Tashi).

El Bosque es llamado por los budistas un paraíso en el mudo humano.

Recordemos la tradición histórica del budismo en el que el mismo Buda pasó mucho tiempo meditando al pié de una higuera.

 













Buda meditando

 

Entre los antiguos griegos y latinos, a igual que otros pueblos y culturas, los Bosques estaban consagrados a las divinidades, simbolizando la morada de Dios. En este sentido cada Dios tenía su Bosque sagrado inspirando temor reverencial, pero recibía plegarias.


 









Bosque tropical

 

Los romanos sin un sacrificio expiatorio no podían cortar un árbol de los Bosques sagrados dado que lo consideraban como un centro de vida, una reserva de frescor, de agua. Como símbolo maternal es la fuente de regeneración.

“Para el psicoanálisis moderno, debido a su oscuridad y profundo arrogamiento, el Bosque simboliza lo inconsciente, Los terrores del Bosque como los terrores pánicos estarían inspirados, según Carl G. Jung,por temor a las revelaciones del inconsciente Interviene a menudo en este sentido en los sueños descubriendo un deseo de seguridad y renovación, siendo una expresión fuerte del inconsciente.

 

El soto Bosque con sus oquedades puede ser comparado con grutas y cavernas.

El Bosque como todas las manifestaciones de vida puede generar a la vez angustia, serenidad, opresión y simpatía. Menos abierto que la montaña, menos fluido que el mar, menos sutil que el aire, menos árido que el desierto, menos oscuro que una gruta, pero cerrado, arraigado, silencioso, sombrío, desnudo y múltiple secreto.” (Simbología del Bosque, No tan resumido).


 













Bosques tenebrosos

 

Durante siglos los Bosques han marcado límites del dominio del hombre. Lamentablemente tanto en Europa, América del Norte, el Lejano oriente e incluso América del Sur la humanidad comenzó a talar árboles para explotar la madera, desforestar para aumentar el terreno para la agricultura y aún para pastoreo del ganado.

“Los Bosques como barrera bien delimitada, simboliza la frontera, los umbrales, lo desconocido. Los viajes a ellos se ven como iniciaciones, pruebas y desafíos, volver a nacer, la incertidumbre del inconsciente. Los Bosques son la franja de oscuridad que acecha al borde de la civilización, un espacio en el que podemos proyectar nuestras ansiedades y temores profundos” (cita de Forestta).

Los Bosques simbolizan el ciclo de la vida (como cada carbol en particular) desde el crecimiento en primavera, florecimiento en verano, decadencia en otoño (Con la caída de las hojas) y el vacío estéril (aparente) del invierno en espera de la nueva primavera.

El Bosque también puede representar tranquilidad y calma, en el Dawa Drome Suthra se lo describía como un hogar de paz y de serenidad, un lugar de gran felicidad y fuente de mayor agrado.

El Bosque ha sido el hogar de muchos Cuentos de Hadas, e internarse en los mismos consiste en un viaje simbólico al inconsciente, en búsqueda de su ser interior.

Ya nos hemos referido en un artículo anterior sobre los Cuentos de Hadas. Dentro de la cultura de los celtas, los árboles y los bosques fueron sagrados, sus reuniones en lo más profundo de los mismos son relatadas, sienten como y consideran como árbol mágico el Avellano, el que adquiere relevancia e importancia en el cuento de “La Cenicienta” En la versión original de los hermanos Grimm el mensaje es los muchos sinsabores, frustraciones y amarguras que da la vida; el genuino buscador de la Verdad, si consigue con tenacidad vencer la tristeza, el dolor profano y vencerlo (si perder la compasión y la virtud de la caridad) alcanzará su objetivo y esto se refleja en el Avellano.

 















Avellano (chileno)


 












La Cenicienta

 

El Avellano es plantado por la Cenicienta a la muerte de su madre, la riega tres veces por día (simbolizando las tres pruebas por la cual debe pasar todo iniciado) hasta que con paciencia da su frutos. Ella acude a “orar” tres veces al día y al poco aparece un pájaro blanco (el Hada) que en la noche mágica le da su hermoso vestido y sus peculiares zapatos con los que concurrirá al famoso baile del Príncipe. El “alma de la madre” vive en el Avellano.

En España, “zurgarramundi y sus brujas” en los Bosques y cuevas trasmiten el mensaje de los antiguos antepasados: “El respeto sagrado por la Naturaleza”.

“Tolkin J. R. en su compendio mitológico “El señor de los anillos”, el Bosque es visto como un lugar donde ocurren cosas fuera del orden natural y donde sus habitantes, los árboles cobran vida y se reúnen en conciliábulos simbolizando la sabiduría reflejada en el paso de los siglos y de la experiencia adquirida”. (Cita de Internet Sineidesis) J.C. Cooper (diccionario de los símbolos) : “Entrar en el Bosque oscuro, el Bosque encantado, es un símbolo del umbral, el Alma que entra a los peligros de lo desconocido, el reino de la muerte, los secretos de la naturaleza o el mundo del espíritu que el hombre debe encontrar para hallar el significado”.

 












Luz en el Bosque

 

Pese a la oscuridad, la Luz también habita en él, los rayos del Sol se presentan en el lugar de la prueba y de la iniciación, el reino de la “psiquis”.

“Desde la antigüedad el cercano Bosque impenetrable en que nos perdemos ha simbolizado lo oculto, el mundo oculto, casi impenetrable de nuestro inconsciente. Si hemos perdido el marco que da nuestra estructura de vida pasada y ahora tiene que encontrar el camino para convertirse en nosotros mismos y entrado en esa tierra salvaje con una personalidad aún sin desarrollar, si tenemos éxito en encontrar el camino saldremos como una humanidad más desarrollada” (Cita Simbología del Bosque, Bruno Bettelheim, psicoanalista austriaco, nacido en Viena en 1909 y fallecido en EE.UU., Los Ángeles 1990).

El Bosque simboliza el lugar en que la oscuridad interior se enfrenta y se abre a través de ella, donde la incertidumbre acerca de quién es uno se resuelve donde uno empieza a Ser.

Volviendo a J.C. Cooper el simbolismo de los Bosques está conectado a todos los niveles del “principio femenino o de la Gran Madre”. El dice: “El Bosque es el lugar donde la vida vegetal prospera y se deleita, libre de cualquier control. Y en tanto y en cuanto su follaje hace desaparecer la Luz del Sol, se considera oposición a la energía del Sol y símbolo de la Tierra”.

 

Anexo:

 

En la mitología griega Eresictón de Tesalia es un Rey de Tesalia, hijo de Tríopas y de Hiscila, una hija de Mirmidón.

Eresictón despreciaba a los dioses y no le hacía sacrificios. Una vez quiso construir un techo para su sala de banquetes y no dudó ayudado por una veintena de gigantes talar un árbol sagrado que formaba un santuario ancestral de la Diosa Deméter, construido por lo pelasgos, el pueblo prehelénico que habitaba Tesalia antes de que fuera expulsado por el padre de Eresictón. Las deidades que habitaban en esos árboles corrieron a solicitar auxilio a la Diosa.

Deméter tomó la forma de su sacerdotisa Nicipe e intentó de buenas maneras hacer desistir a Eresictón de continuar con el sacrilegio. Pero éste lejos de dejarse disuadir, amenazó a la Diosa con matarla con la misma hacha que estaba utilizando.

Fue entonces cuando Deméter, víctima de una ataque de ira sin precedentes, ordenó a Nemesis (simbolizando la Venganza) y a Limos (símbolo del hambre) que vengara este ultraje. El terrible monstruo penetró en las entrañas de Eresictón de tal forma que desde entonces nada saciaría sus ganas de comer y cuando mas comiera más crecería su hambre.

Cuando Eresictón vendió todas sus posesiones para comprar comida, su padre se encargó de alimentarlo. Pero fue tal la voracidad que en poco tiempo también acabó con sus riquezas y terminó convirtiéndose en un mendigo que comía inmundicias. Ni siquiera vendiendo a su hija Mestra pudo conseguir alimentos suficientes para calmar su desazón. Mestra que tenía como amante a Poseidón obtuvo el poder de cambiar de forma, con lo que pudo huir del hombre al que había sido vendida. Cuando Eresictón descubrió esa facultad la vendió repetidas veces a distintos hombres, pero el alimento que obtenía a cambio siempre fueron insuficientes para saciar su apetito. Eresictón terminó comiéndose a sí mismo poniendo fin a su tormento.

 













Eresictón de Tesalia


 












Deméter, Diosa de la Agricultura


 

























Hermoso y acogedor Bosque

 

¿Ingresamos e iniciamos el viaje?

 

 

Noviembre, 2017





  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2017 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger