Bienvenido 13 de Diciembre del 2017
Visitas : 811183
Hoy: 258

Artículos

El Kybalion Parte Ii

Los siete principios hermeticos


 


 











“Los principios de la Verdad son Siete, quien los comprenda perfectamente posee la clave mágica ante la cual todas las puertas del Templo se abrirán de par en par”.


 









Primer Principio: del Mentalismo 

TODO es Mente, el Universo es mental. El que comprende la Verdad de que el Universo es mental, está avanzando en el sendero de la maestría”.

  














Segundo Principio: de la Correspondencia

Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba.
















Tercer Principio: de la Vibración

Nada está inmóvil, todo se mueve, todo vibra. 

 













 

Cuarto Principio: de la Polaridad

Todo es doble, todo tiene dos polos. Todo su par de opuestos, los semejantes y los antagónicos por sí mismos, los opuestos son idénticos por naturaleza, pero diferentes en grado, los extremos se tocan, todas las Verdades son a medias, todas las paradojas pueden reconciliarse.

 


 

 












Quinto Principio: del Ritmo

Todo fluye y refluye. Todo tiene su período de avance y de retroceso, todo asciende y desciende. Todo se mueve como un péndulo, la medida de su movimiento hacia la derecha es la misma que la de su movimiento a la izquierda, el ritmo es la compensación,


 

Sexto Principio. De Causa y Efecto

Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa, todo sucede de acuerdo a la ley, la suerte no es más que el nombre que se da  a  la Ley no reconocida. Hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley.

 

Séptimo Principio: de la Generación

La generación existe por doquier. Todo tiene su principio femenino y masculino, la generación se manifiesta en todos los planos.

 


 










Breves comentarios:

El primero de los siete principios herméticos es el Mentalismo que afirma que  el “TODO es mente, que el Universo es mental, lo que significa que la única realidad que se oculta tras todo cuanto existe es mente y el Universo en sí mismo es un creación mental, esto esto existe en la mente del TODO.

La mente  como todos los metales y demás elementos pueden ser transmutados, de estado en estado, de grado en grado de condición en condición, de polo a polo, de vibración en vibración. La verdadera transmutación hermética  es una práctica, un método, un arte mental” (El KYBALION).

 

Transmutación es el término generalmente utilizado para designar el antiguo arte de transmutar los  metales, especialmente los de poco valor en oro. La palabra transmutar significa “Cambiar de naturaleza, de sustancia y de forma, convirtiéndose en otra, transformarse en otra cosa” (Webster, diccionario inglés, 1828)

De acuerdo a esta definición, transmutación mental significa el Arte de transformar o cambiar los estados, cualidades,  formas mentales etc.

Si todo es mental, entonces la posesión del medio (o técnica) que permita transmutar las condiciones mentales, puede hacer de Maestro, de dirigente y controlador de las condiciones materiales, así como las operaciones llamadas mentales.

 

Entonces, la comprensión de este primer principio hermético habilita al individuo a conocer y realizar la Ley que rige el Universo mental (o la Mente Universal) pudiéndola aplicar en beneficio de su desarrollo y el de los demás seres humanos.

Por ello los verdaderos alquimistas siempre hablaron de la “Obra menor” y la “Obra Mayor”.

Este principio explica también la verdadera naturaleza de la fuerza, de la energía y aún de la materia.

Lo que pensamos (y decimos) determina nuestra realidad.

 

El segundo principio nos acerca a comprender que todo el Universo está regido por los mismos principios o Leyes. “Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba” igual que el segundo postulado de la Tabla Esmeralda,

 

El tercer principio de la Vibración: nos explica las diversas manifestaciones de la materia, la mente y el espíritu, resultado de la existencia de varios estados de vibración.  La vibración del Espíritu es de una intensidad infinita que se puede considerar como si estuviese en reposo. En el extremo opuesto es la materia densa donde la vibración es tan débil que igualmente pareciera estar en reposo. Que todo vibre nos lleva a comprender que la vibración es una transformación cualitativa. El trabajo hermético es lograr un aumento de vibración.

Los antiguos orientales hace milenios expresaban que todo era “Tattva”, vibración en sánscrito. Y por supuesto que la ciencia hace  bastante tiempo que sabe que en el interior del átomo todo es vibración.

 

El cuarto principio de la Polaridad: Todo es dual, todo tiene dos polos, dos aspectos, dos “opuestos”, pero en realidad son extremos de una misma cosa. Por ejemplo frío y calor son polos de la temperatura.

Si el principio de la polaridad está unido al de la vibración, el polo positivo (por ejemplo amor, claridad, paz…) debe tener una oscilación más alta. De ahí surge la intención ética de transformar lo malo (el odio, la guerra…) en bueno (amor, paz…)

 

El quinto principio del Ritmo: Siempre que exista una acción hay una reacción, un avance y un retroceso un ascenso y un descenso. Esto se manifiesta tanto en el progreso como en la decadencia de las naciones, en la vida y aún en los estados mentales.

De acuerdo a este principio siempre hay dos polos, entre los cuales hay un ir y venir, acción y reacción, ambos pertenecen a lo mismo. El día da paso a la noche, la bajamar a la pleamar.

El ejemplo más claro es la respiración, la inspiración lleva a la expiración y viceversa. Las técnicas de respiración siempre han tenido un papel  importante.

 

El sexto principio de la Causalidad

 

El séptimo principio de la Generación: siempre están en acción los principios masculino y femenino. La generación se manifiesta en todo, no sólo, en el plano físico sino también en el mental y en espiritual. En el plano físico se expresa como “sexo” y en los planos superiores toma forma más elevada. Ninguna creación es posible sin este principio que obra el sentido de crear, generar y regenerar.

 

Algunas frases del KYBALION:

Más allá del Cosmos, de Tiempo y del Espacio, de todo cuanto se mueve y cambia, se encuentra la realidad sustancial, la Verdad fundamental

Lo que constituye la verdad fundamental, la Realidad Sustancial está más allá de toda denominación, pero el Sabio lo llama TODO.

En esencia el TODO es incognoscible.

El Universo es una creación mental sostenida por la mente del TODO.

El TODO crea en su mente infinitos e innumerables universos, los que existen durante eones de tiempo.  La creación, desarrollo, decadencia y muerte de un millón de universos no significa más que el tiempo que se emplea en abrir y cerrar los ojos.

 

La posesión de conocimiento si no va acompañada por una manifestación y expresión práctica y en la obra, es lo mismo que enterrar metales preciosos, una cosa totalmente inútil. El conocimiento, lo mismo que la fortuna debe emplearse. La Ley del uso es Universal.

 

Para cambiar vuestra característica o estado mental, cambia vuestra vibración.

Para destruir un grado de vibración no deseable, póngase el principio de la  polaridad y concentre la atención en el polo opuesto al que debe suprimirse. Lo no deseable se elimina cambiando la polaridad.

Octubre, 2017





  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2017 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger