Bienvenido 22 de Noviembre del 2017
Visitas : 804117
Hoy: 53

Artículos

La Experiencia De Lo Sagrado

No es tares fácil el intentar abordar el tema de este artículo dado las connotaciones vinculadas a diversas creencias.

LA EXPERIENCIA DE LO SAGRADO

 

No es tares fácil el intentar abordar el tema de este artículo dado las connotaciones vinculadas a diversas creencias.

 

Comenzaremos por una cita de Francisco Chipaz (“La nostalgia des orígenes”): “Es una pena que no dispongamos de un término más preciso para el de “Religión” para expresar la “experiencia de lo sagrado”. Pese a ello “Religión” puede ser un término útil con tal que recordemos que se refiere al ser, al significado y a la verdad”.

 

Si bien como es sumamente conocido que una definición, si bien necesaria muchas veces, lo que hace es limitar, consideramos que es oportuno referirnos a algunas. 

 

Experiencia:

                                                                                                        

 En el uso cotidiano se entiende por “experiencia” al saber acumulado por una persona mediante el aprendizaje, mayormente a través de la repetición, o por una vivencia reflexiva sobre determinadas circunstancias.

En forma general podemos aceptar que “experiencia” es todo aquello que directa o indirectamente depende del conjunto de contenidos referidos tanto a un acto cognoscitivo como a un acto vivencial (emocional).

 

Se pueden distinguir por lo menos tres  tipos de “experiencias

a) la inmediata o ilógica

b) la relacional o lógica

c) la global o en espiral

La “experiencia” es distinta según se conserve en la memoria (o en la conciencia) de manera inmediata, relacional o global.

Por ejemplo si una persona sufre una quemadura la “experiencia” del “dolor” es inmediata, no es necesaria la intervención de ningún mecanismo lógico. La “experiencia” posterior del dolor es mediata porque necesita hacer relaciones y conclusiones de una situación anterior.

La “experiencia” global, aunque pueda requerir de los dos tipos anteriores, es lograda difícilmente por el hombre corriente, pues exige esfuerzo, tiempo y dedicación, sólo ocasionalmente puede ser espontánea y dentro de determinadas circunstancias.

 

Sagrado:

 

“Sagrado” en forma simple es aquello que despierta veneración y respeto, independientemente si tiene relación o no de importancia para la persona.

Con el tiempo no perdió vigencia legendaria en la Religión sino que sumó su utilización más allá de lo estrictamente vinculado a las creencias religiosas. Por ejemplo para las Naciones sus símbolos patrios: banderas, escudos, himnos, etc. son merecedores de respeto. O para un hijo la memoria de su madre fallecida la puede considerar como algo sagrado.

 

Hay que diferenciar las religiones convencionales con la “experiencia de lo sagrado”.

Mircea Eliade planteó la posibilidad de una “experiencia” no religiosa. Es decir no determinada por dogmas, creencias o prácticas de ninguna de las religiones oficiales.

Para él, sintéticamente, lo “sagrado” es un modo de estar en el mundo, con una valoración que da sentido a nuestros actos cotidianos y a la vida misma.

 

Esta “experiencia de lo sagrado” representa que el Espíritu (o la Conciencia) del ser humano ha captado (o aprehendido) la diferencia entre lo que se revela como real y significativo de la vida y de lo que está desprovisto de esa condición y que representa lo que para los orientales denominan “Maya” (que se traduce como ilusión)) que es la manifestación fenoménica de las cosas. Representa el flujo caótico de las cosas en sus ciclos de apariencia y desaparición.

 

Las formas religiosas son múltiples, pero en la diversidad el “espíritu religioso” es uno y siempre está relacionado con el significado de lo “sagrado”, de lo que representa la vivencia de la “Unidad Existencial”.

 

Lo que hace al hombre un Ser humano es la Conciencia que pueda tomar de sí mismo en esta relación con lo primordial, “despertar” a la realidad.

Lo que diferencia entre la vida corriente religiosa de Occidente de la de Oriente es la posibilidad diferente de la relación del hombre con lo “sagrado”, una posibilidad distinta de “experiencia” y de pensamiento.

 

Comprender lo “sagrado” en su propia especificidad exige su reconocimiento como integrado a una estructura de la Conciencia y su posibilidad de captarlo o aprehenderlo solo a partir de uno mismo.

 

Volviendo Mircea Eliade: “Comprender el concepto del ser religioso como una estructura de la Conciencia, y no como un estado infantil superado, es lo que determina una “toma de conciencia” que al hombre lo hace ser Hombre en su totalidad e integridad, en una dimensión existencial, esencial, en la cual todo lo que existe viene a la vida y permanece en ella por manifestación del principio de origen”.

 

Siempre hemos sostenido que entendemos el término de “Religión” derivado etimológicamente de latín “religare”,  reunirse como ser humano, es decir real-izarse, unirse con sus semejantes y con el Principio de Conciencia generador de todo lo creado.

¿Qué es el hombre?. Un experimento a desarrollar. Nace, y vive en el tiempo y en  él se descubre como un ser efímero.

“Desde que ha tomado conciencia de su situación con referencia a su relación con el Cosmos, el hombre ha soñado y se ha esforzado por realizar en forma concreta (es decir por la Religión y la Magia) la superación de su condición” (Mircea Eliade: Tratado de la historia de las religiones).

 

Para el hombre descubrir (“despertar”) en su Conciencia que esta “encerrado” en su cuerpo físico, es estar entregado a la fascinación de lo objetivo, lo material, lo sensible y por el devenir.

Comprender esta condición sólo es posible viviendo la vida humana, trascendiendo el limite que lo encierra esclavizándolo, real-izarse.

Es decir sólo existe en relación con una totalidad, una Unidad que lo incluye y lo sobrepasa, es aproximarse a lo “sagrado”.

 

Comprender es actuar. Es un “saber” que no puede disociarse de la acción.

Es por esa razón que uno de los mecanismos por el cual la comprensión se manifiesta, se expresa y se trasmite es a través de un Ritual de Iniciación por cuyo intermedio el ser humano tiene la posibilidad de pasar a otro estado de Conciencia.

 

Así lo “sagrado” es el “Centro”, punto focal y originario del mundo humano, porque es el punto determinante de la totalidad de la Vida, puesto que su evidencia se arraiga y adquiere sentido.

El  “Centro” también se revela en otro tiempo, el del origen de la formación del mundo. Sólo con ese tiempo cobra sentido el tiempo del hombre.

Traspasar ese tiempo profano es acceder a la Realidad Última y vivir según el ritmo de lo eterno.

En los lugares consagrados los seres humanos reviven la gesta de su origen, de la fundación del Universo, en el cual se inscribe su etapa de vida actual..

 

Más allá de las “religiones oficiales”, hay una búsqueda de ciertos individuos de la experiencia y de la intensidad vital del existir y de la Vida

que es sagrada.










Religiones del mundo

 

Nuestra comprensión de la “experiencia de lo sagrado”, de la Unidad Existencial, de la Vida, del Universo, etc. no es solamente cuestión de comprensión intelectual, dado que si no seguiremos utilizando recursos racionales y lógicos. Sólo llegaremos a la experiencia global cuando a través de ciertas prácticas hayamos logrado nuestra propia vivencia y nos transformemos.

Para  ello es necesario “Despertar”.

Mayo, 2017





  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2017 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger