Bienvenido 21 de Agosto del 2017
Visitas : 767216
Hoy: 23

Artículos

Pitagoras Y Los Numeros

El número es una abstracción, es un elemento misterioso y místico a la vez. Ha sido respetado desde las más antiguas y distintas civilizaciones como ser por los egipcios, los fenicios, los griegos, los persas, etc.; como así mismo por filósofos, teólogos y cabalistas. Tiene propiedades particulares: donde el caos, la confusión y el desorden reinan, el número ordena, clasifica, vincula.

PITAGORAS Y LOS NUMEROS

 

El número es una abstracción, es un elemento misterioso y místico a la vez. Ha sido respetado desde las más antiguas  y distintas civilizaciones como ser por los egipcios, los fenicios, los griegos, los persas, etc.; como así mismo por filósofos, teólogos y cabalistas. Tiene propiedades particulares: donde el caos, la confusión y el desorden reinan, el número ordena, clasifica, vincula.

 

PITÁGORAS

 

Conocido generalmente por la demostración de su famoso Teorema que llevó después su nombre, sus datos biográficos no son totalmente fidedignos. Todos coinciden que nació entre los años 572-580 AC en la Isla de Samos (actualmente Grecia) y falleció cerca del año 497 AC en Metaponto (hoy desaparecida y que se situaba en el Sur de Italia).

 












Pitágoras                      


 









Teorema de Pitágoras

 

Pitágoras fue hijo de un mercader llamado Mnesarco. Abandona Samos (antes de la ejecución del tirano Policrates, 522 AC) y posiblemente viajara a Mileto (ciudad de la costa Junic, hoy Turquía), Fenicia, Egipto. Se mencionan igualmente viajes a Délos, Creta y Grecia antes de establecerse en Crotona, colonia griega fundada dos siglos antes (actualmente Sur de Italia) donde establece su famosa Escuela Pitagórica.

Posiblemente estando en Egipto haya recibido una ceremonia de Iniciación en los Antiguos Misterios.

 

Matemático, filósofo, místico y empírico era un ser con enormes apetitos intelectuales, sus enseñanzas fueron sobre múltiples temas abarcando educación, política, la realización de una vida virtuosa, los placeres de la ciencia e incluso “la transmigración de las almas”.

Se dice que fue el primer matemático puro y uno de los primeros astrónomos. Llamado padre de la aritmética y de la geometría, fundó numerosas escuelas que estaban regidas por normas de conducta sumamente estrictas. Sus estudiantes eran de ambos sexos (extraño por aquellas épocas) y pertenecían a diferentes razas, religiones y estratos sociales.

 

Aparentemente el término filosofía (Amor a la Sabiduría) fue utilizado por primera vez por Pitágoras, autodenominándose filósofo, recogiendo dos maneras de saber que en su escuela denominó Malthesis, traducido como contemplación y Ákosama como comprensión.

A los 56 años se casa con Teano, con quien fundara la mencionada “Escuela Pitagórica” en la ciudad de Crotona convirtiéndola en un “Hermandad” de características religiosas, místicas, filosóficas, científica y política, predicando tolerancia y apertura de pensamiento.

 

TEANO

Un párrafo  especial se merece esta excepcional mujer, poco conocida, y que es mencionada como la primera mujer matemática.














Teano

Según relatos de Henriette Chardak (escritora, artista plástica, directora de cine, fotógrafa y periodista graduada en Estrasburgo) en su libro “El enigma de Pitágoras”: la historia de Pitágoras y Teano es una historia de amor apasionado entre la joven discípula y el maestro (había gran diferencia de edades). Tuvieron cuatro hijos: Damo, Arigade, Myia y Telauges.

Al morir Pitágoras, Teano quedo a cargo de la Academia y delega en su hija mayor Damo la custodia de los escritos de su padre. En realidad no trascendieron, dado que la mayoría de las enseñanzas era oral y práctica.

Teano nació en Crotona, hija de Milón.

Milón  era un hombre rico e influyente, valoraba la importancia de las artes y de las ciencias. Envió a su hija cuando tuvo la edad apropiada a estudiar la ciencia de las matemáticas en la “Escuela Pitagórica” y se convirtió en el mecenas de Pitágoras.

Teano escribió tratados sobre matemáticas, física y medicina. También sobre la “proporción áurea” siendo la primera que planteara su existencia como esencia del Universo.

En uno de sus textos expone. “He oído que los griegos pensaban que Pitágoras había sido engendrado por el número. Pero esa afirmación me perturba. ¿Cómo podíamos imaginar cosas que no existen y que puedan engendrar.  El no dijo que todas las cosas nacían del número sino que todo estaba formado de acuerdo al número ya que en el número reside el orden esencial y las mismas cosas pueden ser nombradas primeras, segundas y así sucesivamente, sólo cuando participan de este orden” (cita de Wikipedia).

 

Volviendo a Pitágoras:

Para los pitagóricos el número  era el “Arche”: del griego: fuente, principio, origen.

Aristóteles lo definía como aquello que no necesita ninguna otra cosa para existir, sólo de sí mismo, que a pesar de ser indemostrable e ininteligible ofrece las condiciones de posibilidad.

“Arche” era el arquetipo, el principio elemental del Universo. Convencidos que los números, sus propiedades y relaciones conducirán al conocimiento de la Leyes de la Naturaleza, de la realidad de todo lo que existe. Para ellos el número era un “Cosmos” y quien lo conociera y manejara tendría la clave del Universo.

 

“El Universo está hecho con la Ley del Número, Medida y Peso; las matemáticas forman el Universo, los números vienen a ser entidades vivientes…”

 

Los pitagóricos llamaron “década” a los primeros diez números y más allá del aspecto aritmético desarrollaron sus propiedades místicas, cabalísticas y aún mágicas al establecer para cada número una serie de atributos y cualidades.











Pitágoras en su escuela

Para Porfirio,  filósofo fundador del neoplatonismo y discípulo de Plotino que vivió alrededor del año 300 DC , quien expresara el pensamiento de éste en su obra “Enéades”, que consistía en seis libros divididos en nueve tratados cada uno,  los números  para Pitágoras fueron signos jeroglíficos por medio de los cuales explicaba todas las ideas relativas a la naturaleza de la Vida, y una vez más se insiste en la nueva revelación de la “Doctrina Secreta” de H. P. Blavatsky los números son la clave del punto de vista de la cosmogonía de los antiguos.

Los ocultistas tienen verdadera adoración por los números.  Ellos creen que  los números  tienen en sí un poder inherente y todo el Universo puede ser explicado matemáticamente. Los números son vistos como la clave de la vida y cada letra del alfabeto no son más que un símbolo de un número correspondiente. Nuestro mundo digitalizado es el cumplimiento de la utopía de los cabalistas “donde todo pensamiento y acción está asignado a los números” (cita de  “La doctrina secreta de los números”)

Los filósofos que influyeron en el pensamiento de Pitágoras fueron Tales y Anaximandro, ambos de Mileto que contribuyeron a su interés por la astronomía.

 

En la guerra de Egipto contra Persia, Pitágoras fue apresado y enviado a Babilonia donde se perfeccionó en sus conocimientos sobre aritmética y música. En su escuela se pregonaba siempre que el nivel más profundo de la realidad es de naturaleza matemática. Los pitagóricos creían que la filosofía puede ser utilizada para la purificación espiritual, que el Alma puede elevarse para unirse a lo divino y que ciertos símbolos tienen significación mística.

Como mencionáramos  en un párrafo anterior se relata que Pitágoras recibió su Ceremonia de iniciación en Antiguos Misterios en Egipto y según la leyenda al ser interrogado sobre qué había encontrado respondió “Nada”, pero permaneció 7 (siete) años, posiblemente desde ahí comienza a afianzarse su misticismo.

 

Su enfoque astronómico era geocentrista, planteó tres paradigmas. 1) Los Planetas, el Sol, la Luna y las Estrellas se mueven en órbita circulares perfectas; 2) la velocidad de los astros es perfectamente uniforme; 3) La Tierra se encuentra en el centro exacto de los cuerpos celestes

Reconoció que la órbita de la Luna estaba inclinada y fue el primero en establecer que Venus era la misma estrella de las mañanas  y de las tardes.

Estos paradigmas fueron seguidos por Platón y Sócrates.

 

En realidad la Escuela pitagórica señalaba  y marcaba un estilo de vida inspirado en un ideal ascético y basado en una comunidad de bienes y cuyo objetivo era la purificación y perfección ritual (catarsis) de sus miembros.

El esfuerzo por elevarse a la generalidad de un teorema matemático a partir de su cumplimiento en casos particulares ejemplifica el método utilizado para la purificación y perfección del Alma, enseñando a observar al mundo como una armonía. En virtud de ésta el Universo era un Cosmos, es decir un conjunto ordenado en que los cuerpos celestes guardaban una disposición armónica que hacía que las distancias estuvieran entre sí en proporciones similares a los intervalos de la octava musical, las esferas celestes al girar producían la llamada música de las esferas que era permanente y perpetua, inaudible para el oído humano.

La Armonía era música, pero por su naturaleza inteligible era de tipo numérico. Y si todo era Armonía el número era la clave de todo.

Pitágoras sostenía que las Leyes y proporciones numéricas rigen los fenómenos naturales, revelando el Orden y la Armonía del Cosmos.

La creencia en la “metempsicosis” (extraña a la tradición griega) implicaba la concepción de que el Alma como ente racional inmortal está aprisionado al cuerpo físico y responsable de sus actos.

 

Pitágoras y Epicuro: Ideas sobre el origen de la Luz

Durante siglos existieron dos teorías   que se mantuvieron acerca del origen de la Luz. Una de las teorías conocida sobre el origen de la Luz se debe a Pitágoras.

Epicuro sostenía la segunda teoría que era contraria.

La propuesta plantada por Pitágoras era que la visión se producía porque los ojos de las personas emitían rayos que al chocar con los objetos permitía percibir sus formas y colores. Teoría llamada de la “emisión o extramisión”.

Epicuro (coetáneo de Pitágoras, 341AC-270AC) argumentaba lo contrario, los objetos emitían rayos que viajaban hacia los ojos. Teoría que denominaba de “intromisión”. Los rayos emitidos se denominaron “eidokla” y era una emanación natural que producía la visión.














Epicuro

Epicuro fundó una escuela “El jardín”,  abierta a ambos sexos y a todo el mundo sin distinción, el único requisito  para ingresar era saber leer.  

De él solo se han conservado las “Máximas capitales” (cuarenta máximas) y tres cartas: una a Herodoto sobre gnoseología y física, otra a Pitocles sobre cosmogonía, astronomía y meteorología y la última a Meneceo abordando el tema de la ética. (Cita de Manuel de León, Real Academia Canaria de Ciencias),

Acerca de los números:

El número uno (mónada): Filolao (el pitagórico más citado) decía que era la verdadera esencia de todas las cosas, el principio y fundamento de todo lo existente. El uno es el padre de los seres y demiurgo del mundo.

El número dos: (díada) es símbolo de la diversidad, de las contraposiciones y de contraste puesto que en la naturaleza, se presenta como dualidad.

El número tres (triada) representa la armonía, la perfección y el tiempo, es la suma de la mónada y la díada. Es un número sagrado, representa el triángulo, la pirámide el espíritu.

El número cuatro es la Ley universal inexorable .Clave de la naturaleza y del hombre

El número cinco: Comprende el pentalfa, la estrella de cinco puntas, el pentagrama místico.

El número seis: es el primer número perfecto, el hexagrama.

El número siete: número sagrado, la estrella de siete puntas.

El número ocho: plenitud.

El número nueve: símbolo de la gestación.

El número diez: representa a Dios y el Universo, tiene la mayor carga simbólica.                                                                                                                

La década está representada por un anagrama

 


 














Tetraktis

De más está decir por lo obvio que es un sucinto  comentario de estos números pudiéndose mencionar otros como el 11 el número de la multiplicación. El 22, las letras del alfabeto hebreo, los 22 senderos del Árbol de la Vida cabalístico, las 22 cartas que constituyen los Arcanos mayores del Tarot, etc.

 



Una mención especial merece el número cuarenta.





Curioso número que se encuentra en la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento) más de 100 veces.

Cuando Dios envió el Diluvio fue durante cuarenta días y cuarenta noches  (el agua ritualmente y simbólicamente es un elemento de purificación)

El pueblo judío estuvo esclavizado en Egipto por 400 años (40 por diez).

Moisés liberándolos estuvo recorriendo el desierto por cuarenta años. (Deuteronomio 8.2) Cuando Moisés subió al monte Sinaí para recibir las tablas de la Ley por primera vez estuvo cuarenta días.

Antes que el pueblo hebreo entrara a Cannan fueron enviados 12 espías que tardaron 40 días en regresar con su informe (Números 13:25)

Isaac se casó con Rebeca a los cuarenta años (Génesis 25-24 y Esau con Judit también. (Génesis26.3)Jonás predicó por orden de Dios en Nínive por cuarenta días.

Goliat durante cuarenta días desafió a los judíos hasta ser muerto por David.

Los tres Reyes: David, Saúl y Salomón reinaron  cada uno por cuarenta años.

En el cristianismo Jesús se interna en el desierto por cuarenta días para ayunar (ayuno dejar las cosas materiales) y es recordado por el cuaresma”, es decir cuarenta días desde el miércoles de cenizas hasta Semana Santa.

 

Se puede considerar que el número 40 es utilizado en la Biblia para señalar un tiempo de prueba. Prueba equivale a examinar, evaluar, poner en evidencia la disposición, el sacrificio del deber, la disposición para la acción.

El ejemplo más claro es que cuando Moisés desciende con las Tablas de la Ley el pueblo judío no pasó la “prueba” de los cuarenta días y confeccionó el “Becerro de oro” lo que provocó que Moisés destruyera la Tablas y subiera nuevamente pero esta vez por corto período para traerlas nuevamente. Algunos tratadistas opinan que las primeras Tablas de la Ley eran muy rigurosas y no era el momento oportuno y por ello se redujeron a las 10 conocidas que tampoco, a pesar de los milenios transcurridos, podemos cumplir. Igualmente durante el trayecto en el desierto hubo disconformismo y reclamos a Moisés porque no tenían carne para alimentarse y se consideraban más seguros en Egipto  pese a la esclavitud. Una generación entera fallece antes de ingresar a la Tierra Prometida.

Abril, 2017





  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2017 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger