Bienvenido 13 de Diciembre del 2017
Visitas : 811187
Hoy: 262

Artículos

Sembrando

Somos totalmente conscientes que repetimos y reiteramos muchas veces conceptos, pero como nos dice la Sembradora no todas las semillas florecen y dan sus frutos, muchas son llevadas por el viento y quizás nunca podríamos saber donde caen, algunas pueden ser ingeridas y quizás digeridas, y bueno…siempre intentaremos.

SEMBRANDO

 

Somos totalmente conscientes que repetimos y reiteramos muchas veces conceptos, pero como nos dice la Sembradora no todas las semillas florecen y dan sus frutos, muchas son llevadas por el viento y quizás nunca podríamos saber donde caen, algunas pueden ser ingeridas y quizás digeridas, y bueno…siempre intentaremos.

 














La sembradora

Desde que iniciáramos la Página, en los objetivos planteados establecíamos que Occidente necesitaba desarrollar una Cultura del Alma. Estamos hablando del esoterismo iniciático, fabulosa Ciencia que espera su  concreción y el espaldarazo final para hacerlo. Para ello dentro de nuestra propia cultura occidental  se necesita desarrollar métodos apropiados para el logro del desarrollo espiritual individual y el progreso civilizador de la humanidad modificando el nivel de Conciencia tanto en lo individual como en lo colectivo.

 

Nuestra Doctrina filosófica básica es la Doctrina del Verbo, que si bien se fundamenta en las antiguas  tradiciones y  en las antiguas escuelas orientales, que la llaman Mantravidya (en el idioma sagrado del sánscrito) la vemos expresada claramente en el Antiguo Testamento en el Libro de Génesis, Bereshit: Dios dijo… y se hizo... y en el Nuevo Testamento en San Juan 1: En el Principio era el Verbo…

 

Según los escritos conocidos del Oriente existen cuatro Edades o Épocas. La primera “Satya Yuga” o “Krita Yuga” considerada la Edad de Oro. En ella los seres humanos estaban en contacto directo con la Verdad, la Unidad, las Leyes del Universo. Luego este estado se fue perdiendo y en la segunda Era “Tretā Yuga” (o “Dvapara Yuga”) lo seres “recordaban”. En la tercera Era “Yagur Yuga”, era de la duda, el hombre se aleja de la Realidad y de la Ley Natural   y para recordar y conectarse necesitó las Leyendas y los Mitos.

Y por último la cuarta Era “Kali Yuga” que según la enciclopedia Wikipedia se la conoce como la “Era de la Riña” o “la Era de la confusión”, Era que correspondería a la actual, fue necesario la implementación de los Sistemas Ceremoniales de Iniciación, Rituales y Símbolos.

 

Según V. Susan Ferguson (nacida en EE.UU. en 1962, estudiosa de la tradición oriental y escritora de varios textos referidos a ella) en un artículo publicado en septiembre de 2013 en castellano: “El Kali Yuga y el Tiempo en función de la Conciencia” dice. “Vivimos en una era donde casi no hay ninguna memoria de ciclos anteriores del Tiempo”… “Equivocadamente la mayoría cree que la civilización comenzó con la historia escrita, pero en realidad es el “sonido” el que comienza el sentido, no las marcas que procuran representarlo”…La comprensión de que el Tiempo es un hecho en función de la Conciencia abriría al concepto de la Realidad. Todos experimentamos el tiempo en relación a nuestra propia conciencia específica. Se puede decir que en realidad es creada por la conciencia del observador”…Las medidas del Tiempo y del Espacio tienen relación con la conciencia del perceptor, son producto o resultado específico de la “ilusión”, de la “separación de la Unidad”. Hasta aquí algunos párrafos de la cita.

En artículos anteriores  mencionábamos que  los orientales creían que “la Gran Herejía” era el concepto de heterogeneidad” y que la realidad objetiva era una “ilusión” (Maya en sánscrito), un juego (Lila, en sánscrito) del “Principio de Conciencia” en su deseo de manifestarse.

 

Cuando mencionamos que a veces nuestra mirada se dirige al antiguo   Oriente, es porque es  la fuente de la milenaria Luz espiritual.

Las escrituras védicas son “Literatura espiritual” de la Antigua India, escritas por supuesto en el idioma  sagrado sánscrito.

Veda significa Verdad, Conocimiento, Revelación. Sus contenidos existían antes de que fueran compilados por los “Rishis védicos” (Sabios y visionarios, místicos) encabezados por Vyasedeva y que posteriormente fueron vertidos por escrito para evitar su perdida anticipada de la venida de la “Era de Kali Yuga“.

 

Se conocen cuatro compilaciones. “Rig Veda”, “Sama Veda”, “Yagur Veda” y Athava Veda”. En general, muy sintéticamente, todas estas enseñanzas son puestas para motivar a que los seres humanos puedan entender que no somos entidades independientes, aislados, sino que integramos un cuerpo universal dependiendo de fuerzas superiores.

En el “Rig Veda” en el himno X120 la idea “monista”, la idea del “Uno” como origen está con claridad expuesta: “Entonces no existía el Ser y el No Ser. No existía el espacio etéreo con su bóveda celeste encima. ¿Algo se movía? ¿Dónde? ¿Quién los protegía? ¿Existía el mar, abismo insondable?. “Entonces no existía la muerte, ni lo inmortal. No había diferencia entre el día y la noche. Sólo el Uno respiraba sin aire, por sí mismo. Aparte de él no existía nada”.

Posteriormente a los Vedas aparecen otras escrituras, producto de algunos grupos de ascetas que se refugiaron en el bosque para reflexionar y meditar, los Aranyakas, composiciones del bosque.

Entre los siglos VII y IV AC surgen los primeros textos de contenido filosófico los Upanishad. En ellos se manifiesta que todas las formas materiales son transitorias, manifestaciones corporales de la energía eterna que está  más allá de la dualidad material que es aparente, indican la Unidad en la diversidad.

 

Transcribimos algunos párrafos de uno de los diez y ocho “Puranas” conocidos, el “Liga Purana II, 39, 40: que describe los que ocurre en  la Era del “Kali Yuga”:

“Son los más bajos instintos los que estimulan a los hombres en “Kali Yuga”. El deseo los atormenta. La negligencia, la enfermedad, el hambre, el miedo se extienden Habrá graves sequías. Las diferentes regiones de los países se opondrán unas a otras. Los libros sagrados no se respetarán, se extenderán falsas doctrinas”… “Muchos perecerán. El número de príncipes y agricultores disminuirá gradualmente. Las clases obreras quieren atribuirse el poder real, compartir el saber, la comida y las cosas de los antiguos príncipes. La mayor parte de los nuevos jefes es de Orión obrero, ellos perseguirán a los sacerdotes y a los que tengan sabiduría. Los obreros quieren desempeñar el papel de los intelectuales y los intelectuales el de los obreros. Los ladrones se convertirán en Reyes y los Reyes en ladrones. Los poderosos se apropiarán de los bienes públicos y dejaran de proteger al pueblo”… “La lluvia es errática. Los comerciantes deshonestos. La gente que mendiga y  busca empleos es cada vez más numerosa. Nadie deja de emplear lenguaje grosero, nadie cumple con su palabra. Todos son envidiosos”… “Reina la censura. En las ciudades y los pueblos se forman asociaciones criminales. Faltará el agua y los frutos. Los hombres perderán el sentido de los valores. Se matarán a los fetos” “Sin embargo no será totalmente negativo: el Gran Dios Vishnú (símbolo del Dios conservador de la Trimurti védica), el pacífico de azul y rojo se revelará a todos bajo un disfraz para reestablecer la justicia”


 













Vishnú


Seguramente se revestirá del “Mito de la Esperanza”.

Es decir intuitivamente la Luz no está inmanifestada totalmente, no desaparecida completamente, está latente, olvidada.

Según el poema Mahabharata  al final de la Era de Kali Yuga nacerá Kalki, símbolo del Dios Shiva, el destructor, que eliminaría toda la parte corrompida de la humanidad para instalar un nuevo período de Armonía.

 


 








Kalki


 












Shiva

 

Si bien algunas de las frases se podrían interpretar alegóricamente, objetivamente vemos una gran similitud a lo que está  trascurriendo en este Siglo XXI en que estamos viviendo.

Desde milenios la Historia registró religiones “monoteístas” que en la realidad en vez de re-ligar generaron divisiones, enfrentamientos, algunos fanáticos, disociando a la Humanidad.

En las últimas décadas (quizás no mas de cinco o seis) una de esas religiones el Islam se caracterizó por generar un grupo de adeptos  que interpretaron la doctrina en una forma particular y absolutamente fanática y literal en cuanto a la “Jihad” la supuesta guerra religiosa externa (en realidad debería desarrollarse en el interior de cada creyente) que se transformó en un “agente negativo” de “Kali Yuga” acelerando los tiempos terrenales por el empleo despiadado de la violencia, la crueldad y la deshumanización indiscriminada en los múltiples atentados terroristas, hoy desparramados por todo el planeta en nombre de “Su Dios”.

 

Constantes conflictos bélicos han azotado nuevamente a la humanidad en estos dos últimos siglos. Una oscura época donde se han perdido los valores humanistas y espirituales. Donde predominan los intereses económicos. Donde ocultos convenios políticos determinan la guerra o la paz. Donde grandes corporaciones trasnacionales manejan a través de sus decisiones e influencia económica sobre  la vida cotidiana  de la mayoría de los seres  humanos.

Un gran individualismo grupal competitivo nos está dominando.

El concepto de la “auto estima” con los numerosos libros de “autoayuda” se transformó en un egocentrismo y en un egoísmo hipertrofiado de los “yoes” individuales. Como decía un  periodista argentino “sí-ego” igual a “ciego”

.

¡La separatividad reina lo más campante!.

 

Sí, estamos en una época de “oscurantismo espiritual”, donde la Ignorancia, la Ambición y la Hipocresía se han instalado suplantando a la Sabiduría el Amor y la Armonía.

Hay un incremento desmedido y progresivo del consumo de drogas alucinógenas favorecido por el creciente narcotráfico internacional con el enorme poder que representa, inmensas sumas de dinero que favorecen todo tipo de corrupción con la pérdida de los valores morales y sociales provocando un incremento de la violencia generalizada en todos los niveles de sociedad                                                                                                        

¡¿Se ha perdido el sentido de la vida?!

¡Cómo si la humanidad no podría tener otra alternativa diferente!

Una alternativa re-orientadora y positiva.

 

En nuestra concepción la Trimurti Hindú de Brahma, Vishnu y Shiva que representan los aspectos de la creación, conservación y destrucción no deben interpretarse como estados sucesivos, sino que simbólicamente representan que para que se genere una nueva creación  es necesario la destrucción de viejas formas y conceptos y producir algo diferente y más positivo que pueda ser concretado en el tiempo en beneficio de toda la especie humana.

Nuestro movimiento nos ha hecho “adictos”, en el buen sentido, de la tremenda fuerza  energética de la Esperanza unida a la Fe.

La vertiginosa velocidad de este último siglo de los acontecimientos negativos de esta era de Kali Yuga nos puede igualmente ayudar a intervenir y aprovechar nuestras energías en un tiempo más corto que en otras épocas.

 

Sí, creemos que aún estamos a tiempo para revertir las causas. La intensidad de esta Era de Kali Yuga, para nosotros  aunque iniciados simbólicos, nos hace ser optimistas para que un gran número de seres humanos puedan “despertar” a una realidad diferente, más trascendente, a un cambio del nivel de Conciencia individual y colectivo.

 

¿Es una Utopía?  

 

 Sí pero realizable, es una posibilidad probable, depende de nosotros, depende del trabajo, la disciplina y el esfuerzo.

Aventurémonos a concretarla.

Septiembre, 2017


 [1]





  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2017 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger