Bienvenido 20 de Enero del 2018
Visitas : 821956
Hoy: 139

Artículos

Esoterismo Practico

En este artículo nos ocuparemos sobre lo que concebimos como “esoterismo práctico”. Por supuesto que de ninguna manera ofreceremos métodos ni cursos.

ESOTERISMO PRACTICO

 

En este artículo nos ocuparemos sobre lo que concebimos como “esoterismo práctico”. Por supuesto que de ninguna manera ofreceremos métodos ni cursos. Muchas veces encontramos publicaciones, conferencias, explicaciones, libros, etc. y pareciera que dentro de ciertos “círculos” ese esoterismo se ha puesto de “moda”, y tanto en esto como en otras cosas se va desvirtuando y pareciera que se transforma en un “producto de venta”.

 

Comenzamos por repetir más o menos el primer párrafo de un artículo publicado en Enero de 2013

Hemos comenzado un nuevo año, un nuevo ciclo solar.

Nuevos interrogantes se nos plantean.

¿Cuáles “sueños” intensamente sentidos se harán realidad?

¿En el plano psico-biológico? ¿Deseándonos salud?

¿En el plano material económico? ¿Deseándonos bienestar y progreso?

¿En el plano anímico-emocional? ¿Deseándonos felicidad, armonía en núcleo familiar y en la sociedad?

¿A nivel humanidad? ¿Deseándonos una Paz activa, mayor justicia social, un mundo más solidario e igualitario, gozando de Libertad en todos sus aspectos y niveles?

 

Es naturalmente lógico que en cierta medida todos estos anhelos sean  compartidos por la mayoría de las personas.

Pero, lo más importante ¿A nivel espiritual, qué nos proponemos?

 

En este siglo XXI como herencia seguimos sumergidos en un mundo en el cual una gran masa mayoritaria de seres humanos están regidos, consciente o inconscientemente, por un pragmatismo materialista consumista.

Estamos atravesando la segunda década del siglo, hace tiempo que el oscurantismo de la Edad Media quedó atrás.

El siglo XIX nos aportó y nos trajo el “triunfo” de la Razón.

El siglo XX sobre todo a partir de  la segunda mitad y continuando hasta el presente nos trajo el incremento exponencial de la Ciencia y la Tecnología.

Y ahora en este Siglo, ¿Qué podemos esperar?

 

No es extraño que muchos seres se consideren como “sujetos” en la doble acepción que podemos darle al término: uno como “objeto” y segundo como “atado”, “limitado”, “preso” de las circunstancias externas (¿y por qué no de las internas?).

El impulso hacia la Libertad parece “impreso” genéticamente en la naturaleza del ser humano.

Algunas buscan un grado de Libertad en la Poesía, en la Estética del Arte, en la Ciencia y aún en el progreso económico.

¿Son evasiones?

 

Pero existen otros seres humanos, que podemos considerarlos como verdaderos y genuinos buscadores de una verdad trascendente del sentido de la Vida (con mayúscula), como creemos y a los cuales modestamente está destinada esta página, que sienten una urgencia interior que los impulsan a agitar sus condicionamientos, sus pre-juicios y pre-conceptos e intentar un cambio radical. Un cambio que les permitan adquirir un poco de “Luz y Esperanza” para su mente y corazón. Un cambio que les permitan energizar las fuerzas anímicas (los reales motores de la acción) que lo conduzcan a fortalecer su Voluntad de Real-ización, de Ser.

Como ellos no estamos dispuestos a conformarnos.

 

Por ello es que nos “sentimos obligados” a volver a hablar sobre el “esoterismo iniciático”, aunque reiteremos conceptos ya vertidos y conocidos.

Es un compromiso real asumido a devolver lo que hemos recibido y comprendido (en cierta forma) de esa fantástica suma milenaria de Fuerza y Sabiduría, fruto de la dedicación y la energía de “nuestros antecesores”, cuyos “sueños” esperan su concreción. Colosal acumulación de Esperanza  de todas las Edades y de la cual nos viene la “inspiración”, la energía y la decisión para intentar cristalizarlos.

 

Hablar de esoterismo iniciático  práctico, y de los sistemas simbólicos es hablar también en cierta forma de “misticismo”.

Pero debemos dejar  completamente aclarado, que de ninguna manera significa estar ajeno a lo cotidiano y su problemática, como lo hemos expuesto a través de los diversos temas que publicamos en esta Página.

 

El objetivo, si bien en un principio es la búsqueda y realización del perfeccionamiento del ser humano y la “evolución”, mejor dicho la modificación de su nivel de Conciencia y su integración con la Unidad Existencial. Ello no puede concebirse sin el “Deber de Servicio” al resto de la Humanidad contribuyendo tanto en forma individual como colectiva a la evolución civilizadora, espiritual y humanística. 

Y si hablamos de perfección del  ser humano lo hacemos dentro de sus propios límites.  No podemos concebirlo fuera de sus límites naturales. Como decía un querido amigo: “El hombre de cinco dedos”, si fuera con uno menos o uno más sería una anomalía,  una monstruosidad.

El hombre cuando desea investigar al Universo inventa y desarrolla el telescopio, los cohetes espaciales, los viajes de los Astronautas, los transbordadores, las plataformas espaciales… Y si busca en su interior o en las cosas materiales el microscopio, la investigación de la estructura del átomo, la nanotecnología, etc.

 

El ser humano proyecta su Inteligencia y su “Imaginación”.

Por ello el iniciado siempre mira con simpatía y apoya a la Ciencia acompañada de la Virtud, todo aquello que implique ampliar la “Luces” del Hombre.

La diferencia consiste en que las vías del “iniciado” no son únicamente las de la Razón, sino también y fundamentalmente las “Luces y Virtudes” del Alma, desarrollando y activando sus latencias.

Y el “Mundo del Alma” es extraordinario.Verdadero Mundo al revés.

Un Mundo en que alejarse es acercarse, en el que renunciar es poseer, retener es ser retenido. Donde el “Cielo” no se busca hacia arriba sino adentrándose en el palpitar de la Tierra y la Naturaleza, en el interior de uno mismo. Mundo donde la vida es muerte y la muerte es vida, donde dar es recibir y recibir es dar.

Por ello el Mundo del Alma no se mueve con la lógica matemática de a+b o 1+1, sino agitándose por intermedio de una idea o una rabia, dinamizándolo con una aventura.

¡Y qué mayor aventura que ser protagonista de la puesta en marcha, la obra concreta (es decir la actualización) de las banderas, ideales y héroes que se agitaron y se agitan en el trasfondo subjetivo ancestral en busca de gestar un destino diferente. Un destino más humanístico, más solidario y fraternal!

¿Es una ilusión?

No, por supuesto que NO, es simplemente un “sueño” fundamentado en la Esperanza firme que espera su concreción.

 

Para los adeptos al materialismo pragmático, la historia  es una sucesión de hechos, dentro de un sistema determinado por fuerzas y factores exclusivamente materiales, porque así se lo dicta su materializante espíritu.

Pero hay otra realidad y es concebir que los hechos de la historia puedan y en realidad son, reflejo de las fuerzas del espíritu (o del ánimo) y por ello hablamos de “esoterismo práctico”.

 

Pese a todo lo negativo, a todo pesimismo y escepticismo que podemos observar en esta etapa de la civilización actual, consideramos que estamos a tiempo, que la mentalidad occidental está madura para tener una visión diferente de las cosas y de los acontecimientos, la “Sabiduría perenne” no necesita progresar. Lo que necesita es que el Ser humano “despierte”, pues él debe progresar, y puede, en la noción de que la Realidad que conoce es parcial e incompleta, y que por eso mismo puede modificarse.

El ser humano trae en su interior latencias arcaicas, producto del fruto sublimado de miedos, anhelos, amores, ansias, luchas, derrotas, frustraciones, etc. que sedimentaron durante milenios.

La esencia del “esoterismo práctico” es la canalización de fuerzas provenientes de las insondables profundidades del Ser, es traer las arcaicas latencias de la raza. Es necesario ser auténticos, y reiteramos nuevamente: el que opta por seguir el camino espiritual está “comprometido y abocado” a dos obras: una menor de auto-perfeccionamiento y otra mayor de proyección en beneficio de toda la humanidad.

No son dos labores que se puedan desarrollar o intentar en forma separadas una después de la otra, son y deben ser simultáneas. Es un camino despersonalizado e inegoísta.

 

El proceso de la Libertad y expansión de la Conciencia (mejor expresado, modificación de su nivel) con diversos ritmos, estuvo permanentemente evolucionando con actos de sacudimientos, logrando Libertad de limitaciones dogmáticas, liberando progresivamente la Razón y alumbrando la Ciencia y la Filosofía.

A nuestro humilde entender, la índole y función de lo que llamamos “esoterismo práctico”, es esa fuerza subterránea, es el “fermento” que desde el interior de la masa (cual levadura) se esfuerza en hacer eclosión, que cumple la función de facilitar las condiciones de “despertar” y real-ización  de los seres humanos aptos, combatiendo errores  y desvíos en su  desarrollo.

 

Todo lo que existe, todo lo que nos muestran nuestros sentidos como manifestado tiene además de un aspecto concreto y visible otro aspecto “invisible” que sería su esencia, el Alma, el Espíritu, o la Conciencia, que yace  detrás de todas las cosas y habita en todos los seres.

En la manifestación de todo lo que existe y observamos en el Universo, y por consiguiente en nosotros mismos, se nos presenta como una dualidad. Materia y Espíritu, pero para el esoterismo no existe contradicción entre Espíritu y Materia pues  ambas son producto de un Principio único de Conciencia que para expresarse niega aparentemente su Unidad.

 

Hemos mencionado anteriormente que hay una gran diferencia  en el desenvolvimiento, en el mundo cotidiano, entre la búsqueda de conocimiento intelectual y la puesta en práctica de los mismos.

Hay una teoría (fundamentada en la Doctrina del Verbo) y una práctica.

No se es un “iniciado” en el esoterismo a través de la acumulación de conocimientos  y conceptos que podamos considerar más trascendentes y valederos, sino que en sí el “esoterismo práctico” es algo totalmente inclusivo.

Es en sí un conjunto de “conocimientos” que busca,  como reiteramos tantas veces, un perfeccionamiento individual, conócete a ti mismo, controla tu mente, tus sentimientos y  palabra.

Y ello debe “demostrarse”, es decir “mostrarse” en nuestra conducta  y pasos en la vida cotidiana, en  todo y cada uno de nuestros actos. Y ello no nos hace mejores que nuestros prójimos, sino que simplemente estamos cumpliendo nuestro deber.

Terminemos con la indiferencia.

Sí, sabemos perfectamente y comprendemos las dificultades. Los obstáculos se presentan. Hay que estar atentos y estar dispuestos a vencerlos.

Es un compromiso, es sentirnos  que somos capaces de hacer algo.

Enero, 2018





  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger