Bienvenido 21 de Julio del 2018
Visitas : 895239
Hoy: 110

Artículos

Los Defectos Ajenos

El tema de este artículo, de apariencia sencillo, podría considerarse que es ajeno al contenido global del contenido de la página

LOS DEFECTOS AJENOS

El tema de este artículo, de apariencia sencillo, podría considerarse que es ajeno al contenido global del contenido de la página.

Sin embargo, siempre hemos destacado que en el camino de perfeccionamiento espiritual y de ampliación de nuestro nivel de Conciencia, que nos permita visualizar, y sobre todo vivenciar, una realidad diferente de nuestra concepción del mundo objetivo- sensorial, debemos lograr un auto-perfeccionamiento despersonalizado y cumplir con el deber de Servicio, contribuyendo al mejoramiento civilizador y del progreso colectivo de la humanidad.

 










El aceptar sinceramente nuestros defectos, debilidades, errores, es una de las tareas más arduas que debemos enfrentar.

Nos cuesta aceptar nuestros defectos criticamos los ajenos. Este anti valor se llama hipocresía, una mascara que nos ponemos para hacer creer a los demás lo que en verdad no somos(Cita de Angelica Salcedo).

Transcribimos una antigua fábula (lo que no significa que no tenga actualidad): La mochila, de Jean Lafontaine

Cuentan que Júpiter, antiguo Dios romano, un día convocó a todos los animales de la Tierra. Cuando se presentaron le preguntó a uno por uno  si tenían algún defecto. De ser así les prometió mejorarlo a fin de que quedaran satisfechos.                 

¡Qué dices tú Mona? Preguntó.

Me habla a mí, ¡Yo defectos! Me veo al espejo y me veo espléndida ¡En cambio el Oso ¿Se fijó? No tiene cintura.

 

Que hable el Oso pidió Júpiter. Aquí estoy dijo el Oso con este cuerpo perfecto que me dio la naturaleza. ¿Suerte no sea una mole como el Elefante?

 













Francamente dijo el Elefante, no tengo de que quejarme, aunque no todos pueden decir lo mismo. Ahí tiene al Avestruz con sus orejas ridículas.

Que pase el Avestruz, dijo Júpiter

Por mí no se moleste dice el ave, ¡Soy tan proporcionado! En cambio, la Jirafa con ese cuello

piter hace pasar a la Jirafa que dice: Los Dioses han sido generosos conmigo. Gracias a mi altura veo los paisajes de la Tierra y del Cielo, no como la Tortuga que solo ve cascotes.

La Tortuga por su parte expresó tener un físico excepcional, mi caparazón es un refugio ideal. Cuando pienso en la Serpiente que tiene que vivir en la intemperie….

Que pase la Víbora, ya algo fatigado, exigió Júpiter.

Llegó arrastrándose y habló con lengua viperina, por suerte soy lisita, no como el Sapo que está lleno de verrugas.

¡¡ Basta!! Exclamó piter, solo falta que un animal ciego como el Topo critique al Águila.

Precisamente empezó el Topo, quería decir dos palabras: el Águila tiene buena vista, pero ¿no es horrible su cuello pelado?

¡¡Esto es el colmo!! Explotó piter, dando por terminada la reunión.

Todos se creen perfectos y piensan que los que deben cambiar son los otros.         

-Suele ocurrir.

Solo tenemos ojos para los defectos ajenos y llevamos los nuestros bien ocultos en una Mochila a la espalda.







La Ley del espejo

Cuando nos incomodan y molestan ciertos defectoso comportamientos de los demás, podemos deducir que esos mismos son los nuestros, aunque generalmente estén reprimidos o retenidos en forma inconsciente.                                      

Si, lo sabemos, y comprendemos, nos cuesta creer y aceptarlo. Pero debemos observarnos atentamente y reconocerlo.

Al recriminar y rechazar (mentalmente), parecería que ellos son ajenos e impensables en nosotros mismos. Puede ser una defensa psicológica (nosotros decimos que fabricamos amortiguadores psicológicos), es en realidad una proyección emocional-psicológica, señal que de alguna forma está como recuerdo o tendencia subconsciente.

No es fácil mirarse al espejo y ver realidades. Recordemos el Mito de Perseo y la Medusa, no se podía   ver directamente a la monstruosa figura de la Medusa directamente porque se quedaba uno petrificado. No es grato verse así, reflejado.

Es sumamente conocida la frase “Conócete a ti mismo”.

Muchos seres humanos transcurren sus vidas sin saber siquiera quienes son, de que son capaces y que sería una vida donde puedan transformarse en verdaderos artistas y artífices de sus propias decisiones. Sí, no es fácil desprenderse de pre-juicios, del condicionamiento de pensamientos automáticos, controlar los sentimientos. Del autoconocimiento se debe pasar a la aceptación y superarlos.

Deseo incluir otro relato. Asamblea en la carpintería

Hubo en una carpintería una extraña Asamblea. Las herramientas se reunieron con el objeto de arreglar sus diferencias.

 








El Martillo fue el primero en ejercer la presidencia, pero la Asamblea le notificó que debía renunciar: ¿la causa? Hacía demasiado ruido y se la pasaba todo el tiempo golpeando. El Martillo reconoció su culpa, pero pidió que no fuera considerado el Tornillo, había que darle muchas vueltas para que sirviera para algo. El Tornillo aceptó ser retirado, pero a su vez pidió la expulsión de la Lija, era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás. La Lija estuvo de acuerdo con la condición de que no fuera el Metro, pues se la pasaba midiendo a los demás como si él fuera perfecto.                                                                                         

 En eso entra el carpintero.

 







Se puso su delantal y empezó a trabajar utilizando en forma alternativa al

Martillo, la Lija, el Metro y el Tornillo.

                                                                                  

Al final de su jornada de trabajo, con las tablas de madera había elaborado un hermoso mueble.                                                                                                                            

Cuando se retiró de la carpintería la Asamblea reanudó la deliberación.

Dijo el Serrucho: Señores, ha quedado claramente demostrado que tenemos nuestros defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestras flaquezas ni en la de los demás, y concentrémonos en nuestras virtudes.

La Asamblea encontró que el Martillo era fuerte, el Tornillo unía y daba solidez, la Lija limaba asperezas y el Metro era preciso y exacto.

Se sintieron como un equipo capaz de producir, superando las diferencias a un segundo plano. Hasta aquí el relato.

Es bastante frecuente que una gran cantidad de seres humanos en la mayoría de las ocasiones tienden a enfocar los aspectos negativos cegándonos o no advirtiendo los aspectos positivos con los que cualquier persona cuenta.

En un artículo anterior propusimos un pequeño” ejercicio: durante cinco días tratar de no emitir ni pensar en ninguna cosa negativa. Como ejemplo: si el colectivo que estábamos esperando no nos paró, en lugar de pensar algunas cosaspensemos enseguida viene el otro. O, suena el teléfono y no está el inalámbrico en su lugar, en vez de blasfemar pensemos enseguida lo encuentro.  Si en el transcurso surge un pensamiento negativo debemos comenzar de nuevo.

El trabajo en equipo puede llegar a ser todo un desafío, ya que debemos reconocer que si bien hemos tratado de dejar en el camino nuestras personalidades existen diferencias, pero debe existir una decisión de que haya unanimidad, es decir unidad de ánimo y propósito (no homogeneidad) en el cumplimiento de un objetivo determinado. El que sabe entiende perfectamente. La intolerancia y la falta de comprensión es la antítesis de la unidad.                

 

ANEXO-Frases:

 Carl Gustavo Jung:Todo lo que nos irrita de los demás nos puede llevar a una comprensión de nosotros mismos”.

Cuando un proceso interior no puede ser integrado usualmente se proyecta al exterior”.

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”.

Buda: “Todo lo que te molesta de otros seres es solo una proyección de ti mismo

Herman Hesse: Cuando odiamos a alguien odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros

Krishnamurti:No te dejes engañar por las proyecciones de tus propias

necesidades y anhelos".

 Ignacio Larrañaga: “Si supimos comprender no hace falta perdonar”

Arturo Graf:Son poquísimos los hombres que suelen tolerar en su

prójimos los defectos propios".

                                                                                          Febrero, 2018        




  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Facebook
  • TwitThis
  • Wikio
  • Google
  • Digg
  • Live
  • MisterWong
  • StumbleUpon
  • Technorati
  • Tumblr
  • Yahoo! Buzz
  • Envia esta noticia por email a tus amigos!

Lumen de Lumine 2018 Todos los Derechos Reservados.
Programación & Diseño Gráfico Daniel Berniger